alimentación consciente y ecológica

el blog de Anna Piqué


Deja un comentario

¿Cuál es la situación actual de los transgénicos en España?

Interesantísima entrevista de Buenas Terapias a la PALT (Plataforma Andalucía Libre de Transgénicos) sobre el cultivo y consumo de transgénicos en estos momentos en España.

BT: ¿Qué es un alimento transgénico?

PALT: Los transgénicos u organismos modificados genéticamente (OGM) son seres vivos que se obtienen mediante ingeniería genética. Son pues un producto vivo de laboratorio. Esta tecnología salta las barreras entre especies y crea seres vivos que no podrían obtenerse con las técnicas tradicionales de mejora genética. Es, por tanto, una tecnología esencialmente novedosa, desarrollada en laboratorios biotecnológicos de empresas transnacionales y centros de investigación adscritos a países ricos.

BT: ¿Qué tipo de alimentos han sido o están siendo modificados genéticamente en el mundo?

PALT: La práctica totalidad de la superficie sembrada con transgénicos en el mundo está ocupada por cuatro cultivos, en su mayor parte destinados a la producción de piensos compuestos para la ganadería intensiva y otros usos industriales: soja, maíz, algodón y colza.

Los cultivos estrella son aquellos que tienen incorporada la resistencia a un herbicida, seguidos de las variedades insecticidas Bt y de las variedades con ambas características.

Syringe needles pushed into tomatoes

El primer alimento disponible para el consumo producido por ingeniería genética fue el tomate “Flavr Svr”.

Este tomate había sido modificado para que resistiera más tiempo después de madurar        

BT: ¿Cuándo, dónde y por qué comenzó a experimentarse con ellos? 

PALT: En 1986, Monsanto, empresa multinacional dedicada a la biotecnología, crea la primera planta genéticamente modificada. Se trataba de una planta de tabaco a la que se añadió a su genoma un gen de resistencia para el antibiótico Kanamicina. Finalmente, en 1994 se aprueba la comercialización del primer alimento modificado genéticamente, los tomates Flavr Savr, creados Calgene, una empresa biotecnológica. A éstos se les introdujo un gen antisentido con respecto al gen normal de la poligalacturonasa, enzima que induce a la maduración del tomate, de manera que éste aguantaría más tiempo maduro y tendría una mayor resistencia.Pero pocos años después, en 1996, este producto tuvo que ser retirado del mercado de productos frescos al presentar consecuencias imprevistas como una piel blanda, un sabor extraño y cambios en su composición. Aun así, estos tomates se usan para la producción de tomates elaborados.

BT: ¿Que países lideran el ranking de superficie sembrada de transgénicos?

PALT: La superficie mundial de cultivos biotecnológicos alcanzó las 160 millones de hectáreas en 2011, lo que supone un incremento del 8 por ciento respecto al año anterior con 12 millones de hectáreas más sembradas. Los diez países con más de 1 millón de hectáreas cultivadas, fueron: Estados Unidos (69 millones de hectáreas), Brasil (30,3 millones de hectáreas), Argentina (23,7 millones de hectáreas), India(10,6 millones de hectáreas), Canadá (10,4 millones de hectáreas), China (3,9 millones de hectáreas),Paraguay (2,8 millones de hectáreas), Pakistán (2,6 millones de hectáreas), Sudáfrica (2,3 millones de hectáreas), y Uruguay (1,3 millones de hectáreas).

imagen: laaldeaglobal.com

En el caso de España, y según datos publicados por el MAGRAMA, los datos estimados de la superficie de Maíz MON810 de 2012 han ascendido a 116.306 hectáreas, suponiendo un incremento de 18.980,88 hectáreas respecto al año anterior, lo que representa el 30% del total de maíz sembrado en España.

En el caso de Andalucía el tema es aún más preocupante ya que la superficie se ha incrementado un 100% (5.244,09 en 2011 ha pasado a 10.361,76 en 2012), aunque según lo anunciado por la propia PALT en el mes de abril los datos aportados por el MAGRAMA difieren bastante de la realidad.
BT: ¿Significa esto que esos países se convierten en los primeros consumidores de los mismos o más bien se dedican a exportar dichos alimentos?

PALT: Se da la paradoja de que la mayoría de los alimentos transgénicos cultivados, sobre todo en Latinoamérica y África, son exportados con el fin de alimentar el ganado y los coches de países desarrollados, beneficiando a unas pocas empresas agroexportadoras y sin producir ningún beneficio económico para las personas que habitan en estos países productores.

BT: ¿Qué países tienen prohibida la siembra y el consumo de transgénicos?

PALT: En el caso de Europa, Francia, Austria, Polonia y hasta 8 países, han prohibido el cultivo del maíz transgénico MON810 de Monsanto hasta conocer los estudios encargados por la Comisión Europea, con el argumento de “proteger el medio ambiente”.

BT: ¿Cuál es el mapa de los transgénicos en España?

PALT: El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) ha publicado los datos estimados de la superficie de Maíz MON810 del 2012 y es de 116.306 hectáreas, esto supone un incremento de 18.980,88 hectáreas respecto al año anterior, lo que representa el 30% del total de maíz grano sembrado en el país según los datos del MAGRAMA.

Aragón es la Comunidad Autónoma con mayor superficie sembrada de maíz Bt con 41.669,39 hectáreas, (301,39 más que en 2011) Le siguen Cataluña y Extremadura con 33.530,86 y 15.951,53 hectáreas, respectivamente, con un aumento de 3.898,85 y 5.384,70 hectáreas cada una.
Murcia ha entrado este año en el cultivo de OGM con 3.53 ha. El incremento de la superficie en Andalucía es del 100% ( 5.244,09 en 2011 ha pasado a 10.361,76 en 2012) Castilla y León ha reducido su superficie con 2.36 ha menos respecto al 2011 y Aragón y Madrid no aumenta significativamente su superficie. La Rioja no aparece en esta estimación y el año pasado tenía 20.59 hectáreas.

BT: ¿Puede una comunidad autónoma negarse a sembrarlos y/o venderlos?

PALT: Sólo los cultivos experimentales NO los comerciales.

En el caso de Andalucía existe el Comité Andaluz de Control de Organismos Modificados Genéticamente (OMG), órgano colegiado, adscrito a la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, que es el máximo responsable en la comunidad autónoma para la autorización y control de actividades relacionadas con los transgénicos.

BT: El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, declaró hace unos meses que los cultivos de organismos genéticamente modificados son “fundamentales” para la seguridad alimentaria… ¿Qué pensáis vosotros?

PALT: Pensamos que tanto el gobierno central como la Junta de Andalucía tienen que manifestar qué política real y concisa van a tener frente a los transgénicos y garantizar el derecho a la información de personas consumidoras y productoras respecto a la situación real de la agricultura y alimentación transgénica en Andalucía

En el caso de Andalucía las propuestas deberán ir encaminadas a la garantía de una agricultura, ganadería, transformación, distribución y consumo de alimentos libres de transgénicos en Andalucía, la “tolerancia cero” a la contaminación genética en todas las actividades y todos los productos agroalimentarios, el derecho al libre uso y conservación de la biodiversidad agrícola por parte de la población agraria y el derecho a ejercer nuestra soberanía alimentaria.

Y aún más si tenemos en cuenta que ni los consumidores quieren transgénicos en sus platos (según el último Eurobarómetro de 2010 el 65% de los españoles no apoya el cultivo de transgénicos) ni los agricultores andaluces los quieren, quedando reflejado en el uso ínfimo del maíz transgénico durante 2010 y 2011.

BT: Pilar Carbonero, académica de ingeniería y experta en genómica de plantas, considera que “la agricultura orgánica no es mejor que la transgénica” y añade que “la agricultura orgánica es un capricho de ricos”… 

PALT: Los transgénicos, son absolutamente incompatibles con la producción ecológica, por contradecir sus principios, por ser innecesarios, esconder grandes riesgos y ser rechazados por los consumidores.

El uso de transgénicos es absolutamente incoherente con los principios y objetivos en la producción ecológica, que implican la renuncia al uso herbicidas (que sí requieren en su mayoría los transgénicos), y se esfuerza en conseguir ciclos cerrados de nutrientes, usar variedades adaptadas tradicionales seleccionadas resistentes, refuerzan la capacidad de autorregulación del sistema productivo y el fomento de la biodiversidad. Además están prohibidos en la agricultura ecológica a través de reglamentos europeos.

BT: ¿Qué está haciendo Monsanto en nuestro país? ¿Quién/es lo apoyan? 

PALT: Tanto en España como en el resto del mundo el control de las semillas es un objetivo claro de las transnacionales, porque quien las controla, tiene la llave de toda la cadena alimentaria.

Las semillas transgénicas son el paradigma de este control corporativo, ya que además de la fuerte concentración de mercado, también están patentadas, lo que vuelve ilegal el derecho ancestral de los campesinos y campesinas a guardar semillas y volverlas a plantar en la próxima cosecha.

BT: ¿Hay otras empresas poderosas a nivel internacional que estén operando en la misma línea que Monsanto?

PALT: Hoy por hoy son seis empresas las que controlan el negocio de las semillas transgénicas: Monsanto, Dupont, Syngenta, Bayer, Dow, Basf. Son también las seis mayores en el mercado mundial de agrotóxicos.

BT: ¿Aparecen en las etiquetas de los alimentos que se venden en España si son transgénicos para que los usuarios sepan lo que están comprando? En caso negativo, ¿por qué?

Actualmente las normativas europea y española obligan a que se etiquete la presencia de transgénicos en un alimento si éstos suponen más de un 0.9 % de su composición. El gran problema de falta de información lo encontramos en los alimentos de origen animal, ya que la normativa no obliga a que la carne o leche de una vaca alimentada con transgénicos, por ejemplo, deba hacerlo constar en su etiquetado, y por desgracia es altísimo el porcentaje de animales que se alimentan con piensos que tienen transgénicos es su composición, por tanto nos estamos alimentando con transgénicos sin estar informados de ello.

BT: Polonia es el primer país que ha reconocido formalmente la relación entre el maíz modificado genéticamente de Monsanto y el Trastorno del Colapso de las Colonias (CCD), que está causando efectos devastadores en las abejas en todo el mundo. ¿Qué esta ocurriendo con las abejas en España? 

PALT: Actualmente los apicultores españoles están sufriendo las consecuencias de la dispersión masiva e incontrolada de material genéticamente modificado en nuestro país, encontrándose restos de transgénicos en las mieles, lo que conlleva el rechazo de una gran parte de los consumidores europeos a las mieles españolas.

BT: Ya hay mieles uruguayas que no van a ser vendidas en Europa por tener polen transgénico. ¿No hay una doble moral en Europa que por un lado le dice sí a la plantación de transgénicos en nuestros suelos y no a que se consuma la miel uruguaya en un determinado país? 

PALT: Totalmente de acuerdo, por eso desde la Plataforma Andalucía Libre de Transgénicosreivindicamos al gobierno andaluz que se prohíba tanto el cultivo como la comercialización de transgénicos en nuestra Comunidad Autónoma, de manera que no encontremos transgénicos ni en nuestros campos ni en nuestros platos.

BT: Hay productos modificados como el arroz dorado con provitamina A que, según hemos leído, pueden evitar la ceguera de miles de niños en el Tercer Mundo. El trigo enano conseguido por Borlaug fue otro hallazgo considerado crucial contra las hambrunas. ¿No son quizá estos casos concretos una razón para permitir determinadas modificaciones y otras no?

PALT: No existen en la actualidad suficientes evidencias científicas que nos aseguren los efectos a largo plazo del consumo de alimentos transgénicos, de su liberación al medio ambiente o de su uso con fines terapéuticos, lo que debería ser suficiente, por el principio de precaución, para prohibir el uso de los mismos. Si a esto unimos los graves efectos sociales y medioambientales que ya se están produciendo, así como las aparición de alergias y resistencias a muchas plagas, nos encontramos con argumentos suficientes para manifestar un no rotundo a los organismos genéticamente modificados.

BT: ¿Nos recomendarías algunos libros o documentales para profundizar más en el tema?

Documentales

“El futuro de la comida” – Youtube
“La guerra de los cultivos transgénicos” – Youtube
“Alimentos transgénicos, lo que está en juego” – Ecologistas en Acción TV
“El mundo según Monsanto” – Ecologistas en Acción TV
“Tranxenia” – Ecologistas en Acción TV
“Hambre de soja” – Ecologistas en Acción TV
“Quiero ser tortilla” – Ecologistas en Acción TV

Documentos

“Cultivos y alimentos transgénicos. Una guía crítica”. J. Riegmann. La Catarata, 2000.
“El mundo según Monsanto. Marie-Monique Robin”. Península, 2008.
“La amenaza biológica”. Gian Carlo Delgado. Plaza y Janés, 2002.

Anuncios


1 comentario

Los transgénicos no son la solución al hambre mundial

La bióloga y directora de Fundación Sociedades Sustentables (FSS), María Isabel Manzur, se refirió al alcance que tienen los OGMs y sus discutidos efectos en la salud de las personas, así como también la realidad a nivel nacional; apelando a la importancia de una adecuada información por parte del consumidor, como el necesario establecimiento de un correcto etiquetado.

Si alguien se ha dedicado al tema de los transgénicos en Chile, esa persona es María Isabel Manzur. Ella es Bachiller y Licenciada en Ciencias Biológicas de la Universidad Católica y Doctora en Zoología de la Universidad de Liverpool, Inglaterra; además de coordinadora de programas de la Fundación Sociedades Sustentables; experta en Biodiversidad y Organismos Transgénicos y Recursos Genéticos.  Es por esto que en esta ocasión conversamos con ella sobre los organismos genéticamente modificados y sus alcances tanto para elmedioambiente, como para la salud de las personas, así como también todo aquello que aún falta por hacer desde el punto de vista regulatorio y de información.

Para esta conversación María Isabel nos recibe en su oficina en el Instituto del Medio Ambiente (IDMA) e inicia el diálogo explicando qué son los Alimentos Transgénicos y sus posibles efectos en la salud de las personas: “Los transgénicos son organismos genéticamente modificados desde sus inicios, a través de una modificación genética de su ADN. Eso significa que son distintos a los alimentos convencionales. Un alimento transgénico o modificado genéticamente tiene otras propiedades nutritivas que los convencionales, además de  estar siendo rociados con muchos herbicidas. Algunos de los transgénicos están diseñados para resistir los tóxicos y no mueran ellos, sino la maleza; llegando a tener  4 ó 5 veces más de agroquímicos que un cultivo común y corriente convencional”.

¿Cuáles son los impactos para la salud?

Por diseño, los transgénicos tienen genes adicionados de otras especies, lo que los hace distintos a los comunes. Y eso no se informa. Esto puede generar proteínas diferentes que pueden ser alergénicas. Eso se ha demostrado en arvejas mezcladas con porotos y en maíces también.

En segundo lugar, están rociados con muchos químicos que pueden tener un impacto negativo en la salud. De hecho, la soya transgénica está rociada 4 a 5 veces más que la soya convencional. Por lo tanto, cuando uno come un poroto de soya transgénico, está ingiriendo también herbicidas. Entre ellos, el glifosato que tiene daños comprobados por estudios científicos a la salud humana; en el ADN, en las hormonas reproductivas de las personas, mata las células humanas, causa cáncer, entre otros.

¿Cuáles serían los daños al medio ambiente?

Si tenemos un maíz que está liberado en el  medioambiente, ese maíz emite polen que contamina a otros maíces convencionales. El polen fertiliza a la flor de un maíz convencional y produce granos transgénicos. Y esto ocurre para todos los vegetales.

Si una persona come este maíz, puede darle alergia, porque estamos comiendo toxinas. El grano del maíz tiene pesticida incorporado, por eso los transgénicos están causando efectos tóxicos. Si alimentas con maíz transgénico a ratitas, con papas o soya transgénica, las ratitas empiezan a dañarse el hígado y los riñones, que son los órganos detoxificadores. Las ratitas empiezan a morir, viven menos, empiezan a presentar un sistema inmunológico deprimido. Hay muchos estudios. Ese es el problema, sí, en las ratitas; pero los seres humanos son distintos. Tenemos que hacer estudios en los seres humanos entonces, porque no los hemos hecho. Mientras tanto, etiquetemos los OGM. Todo el mundo tiene derecho al etiquetado.

A su juicio ¿es necesario establecer un correcto etiquetado entonces?

Hagamos estudios primero y etiquetémoslos. Porque si yo veo que la ratita se está muriendo, yo no voy a
querer comer transgénicos. Entonces, porqué no me dan el derecho a escoger. Si es mucha la controversia, yo examinaría la evidencia y luego establecería los mecanismos para después poder decidir. Las personas debieran contar con la suficiente información, como para poder elegir. Eso está establecido en la ley del consumidor, el derecho a tener una información veraz y oportuna de los productos que estoy consumiendo.

 ¿Producimos en Chile alimentos transgénicos, qué es lo que estamos produciendo?

Alimentos transgénicos, no. Si semillas para exportación. Nosotros importamos las semillas transgénicas, las multiplicamos en el país y luego exportamos estas semillas. Por ley no comemos lo que estamos produciendo.

¿De dónde comemos alimentos transgénicos entonces?

De aquellos países que están exportado, como Argentina y Estados Unidos. Cien por ciento de la soya argentina es transgénica75 por ciento del maíz o más, también. Los alimentos transgénicos que estamos comiendo en nuestro país son aquellos importados y de los cuales se elaboran  alimentos manufacturados; como leche, carne y aceite de soya; harina y aceite de maíz, aceite de canola o de raps, cornflakes, todo aquello que tenga soya, maíz, raps o canola. Como estos alimentos no están etiquetados, existe una gran probabilidad que sean transgénicos. Como no están etiquetados, nadie ha dicho qué son. Pero uno ya sabe de donde vienen, la referencia, entonces pueden contener transgénicos.

¿Debiéramos preocuparnos entonces del origen de los alimentos que comemos?

Pero no te lo van a decir. Si tu tienes un aceite, no vas a leer en la etiqueta aceite de maíz elaborado con maíz de Argentina, eso no lo va a decir. Va a decir elaborado en Chile, pero ¿de dónde sacan el maíz? No se sabe. Entonces, si es de maíz chileno, probablemente no es transgénico, porque no estamos consumiendo lo que producimos. Pero si es de Argentina o Estados  Unidos, si. Entonces, no sabemos. Lo que sí sabemos es que todo aquello derivado del maíz, soya, raps o canola, pueden tener transgénicos, con alta probabilidad. De hecho, el Servicio Nacional del Consumidor, en 2001, fue a los supermercados y de 40 productos que sacó y que contenían soya o lecitina de soya, 22 de ellos contenían transgénicos, en hamburguesas, vienesas, galletas. Y hay otras listas también. Esto demuestra que en Chile se está comiendo transgénicos, por revista del Sernac, no de nosotros. Significa que se está importando soya transgénica y se están elaborando alimentos industrializados a partir de ellos.

¿Qué puede hacer una persona que no quiere comer transgénicos entonces?

Se va a ir a la feria y ahí va a encontrara choclos (mazorcas). ¿Son transgénicos esos choclos? Por ley no. No podemos comer lo que producimos, pero por contaminación, podría.

¿Cómo se explica eso?

Fuimos en 2008 a la Sexta Región, que es la segunda región con más liberación de transgénicos en Chile. Siembran transgénicos en el campo. Y ellos tienen mucha superficie de transgénicos. Fuimos  y medimos en predios con maíz convencional, sacamos treinta muestras y de esas, cuatro contenían transgénicos que venían de las semilleras transgénicas de los alrededores. Esa fue la proporción que obtuvimos; cuatro de treinta, que corresponde al 13,3 por ciento. Podría decirse, sin certeza tampoco, a partir de este único estudio que hay, que 13 por ciento de los choclos en el mercado podrían ser transgénicos.

Greenpeace también fue en 2005 y midió. Fueron a comprar semillas de maíz convencional, listo para sembrar. Las examinaron y tenían contenido transgénico. Había granos transgénicos. Qué significa, que un señor va a sembrar un predio de maíz convencional y hay maíz que es transgénico, porque la semilla era transgénica. Van a emitir polen y van a contaminar también los choclos, porque los choclos no son examinados por el Servicio Agrícola y Ganadero, porque los maíces transgénicos, soyas, canolas y raps, pasan por el SAG que les impone medidas de bioseguridad; deben tener ciertas distancias, mallas, alguna cosa que permita disminuir la posibilidad de contaminación y que en la práctica no la disminuye. El SAG sabe de eso, tienen medidas, pero eso no entrega ninguna seguridad.

¿Están demostrados los daños que producen los OGM en la salud de las personas?

En ratas. Hay tres estudios en seres humanos que yo conozco. Uno es de una persona que se dedicó a comer soya transgénica mezclada con nuez . A esta  persona le dio alergia la nuez. Pueden causar alergias si están mezcladas con alimentos que causan alergias. En Filipinas e India, gente que vivía cerca de maíces transgénicos, que emitían polen transgénico, venenoso, sufrieron de una alergia feroz, por sólo respirar el polen transgénico, con toxinas. En tercer lugar, hay un estudio de mujeres embarazadas a las que se les hizo examen de sangre y ellas contenían en su sangre proteína proveniente de la toxina de los maíces transgénicos, que causa la muerte de los insectos. Ellas tenían esa toxina en su flujo sanguíneo y se la pasaban a sus fetos. No detoxificamos suficientemente. Era la toxina del Bt. Hay un estudio reciente de Seralini que ha sido cuestionado por todo el mundo, pero él le dio maíz con herbicida a las ratitas y ellas generaron grandes tumores.

¿Por qué se cuestionó ese estudio?

Lo hacen siempre. Cuando aparece un estudio que a alguien no le conviene, lo mandan a examinar por múltiples aspectos; que la metodología no está bien, que no son válidos los resultados y así están cuestionando al doctor Seralini y a todos los científicos que producen información contraria a los transgénicos, a los intereses de las compañías biotecnológicas. Cuestionan sus estudios, hay pocos estudios independientes.

¿Ya no hay vuelta atrás con los transgénicos?

Vuelta atrás hay si se limpiaran los predios después de contaminarse, habría que hacer una limpieza general en los países y empezar con semillas conocidas no transgénicas.

¿Los fuertes intereses económicos hacen que esto sea tan difícil de lograr?

Exactamente, intereses económicos de millones de dólares, en venta de semillas y de granos que están impidiendo que pare, a pesar de todas las evidencias.

¿Cuál es la situación en Europa?

Ellos no quieren transgénicos. Los transgénicos son parte de la comida chatarra (basura), porque tiene muchos químicos, ingredientes modificados genéticamente.

¿Podrían tener algún beneficio?

Sería bueno referirnos a por qué existen cultivos transgénicos en el mundo y por qué se han expandido. Hay 160 millones de hectáreas  de estos cultivos en el mundo al 2011, distribuidas mayoritariamente en; Estados Unidos, Canadá, Argentina, India, Brasil.

Este es un sistema que profundiza la revolución verde, que vino el año 50 a decirle a los agricultores que su sistema agrícola estaba malo y que para producir más tenían que usar maquinaria agrícola, tenían que pagar, usar semillas híbridas, aplicar pesticidas y fertilizantes químicos. Es decir la modernidad al campo. La semilla híbrida, el riego y los químicos ayudaron de alguna manera a aumentar los rendimientos. Ahora, ya no se puede cultivar más. Los cultivos no pueden rendir más de lo que rinden. Pero por qué esto se profundiza con este sistema. Porque agricultores de países que tienen mucha superficie agrícola como Brasil, Argentina, Estados Unidos y que pierden la mirada con la soya transgénica, a ellos les conviene este modelito aunque pagan más por las semillas y los químicos, porque pueden sembrar la soya en siembra directa con máquina, combate las malezas con químicos aéreos y cosechan con máquina. Está todo industrializado. De alguna manera, esto ellos lo ven conveniente, porque ahorran mano de obra, todo es químico y con máquina. Pero todo esto tiene consecuencias. Es más fácil producir para ellos, entre comillas, porque  el maíz transgénico resistente a plagas también, tiene pesticida incorporado, pero anda a comerlo tú.

¿Pero ellos no se están enfermando más?

No lo sé, no tenemos datos. No hay información. No hay estudios de población que no come transgénicos versus los que sí. Hemos venido comiendo transgénicos de los años 90 en adelante y nadie se ha muerto, pero qué pasa con las alergias, con los cáncer, nadie sabe las causas de las enfermedades crónicas que estamos sufriendo ahora. Yo no te puedo decir que todo el cáncer que hay ahora es por los transgénicos, no tengo datos, porque no tengo estudios. Nadie me ha separado la población que está comiendo transgénicos y la que no, para poder comparar. Tenemos el experimento de las ratitas por 90 días y el estudio de Seralini por dos años, el máximo estudio de largo plazo, por dos años.

¿En qué está Chile respecto de los transgénicos? ¿En qué está la legislación? ¿Cómo se puede proteger el consumidor?

En Chile se han liberado transgénicos desde el año 92. Tenemos tres cultivos para semillas de exportación que son maíz, soya y raps, que son los cultivos a nivel mundial. Nosotros lo que producimos no lo comemos, exportamos las semillas y hacemos pruebas de campo, de diversos cultivos, para modificaciones genéticas muy extrañas, que no están aprobadas en otros países; vienen a probar acá, por ejemplo arroz, con sustancias antibióticas. En vez de darle antibiótico a un niño, le dan arroz, pero y la contaminaciónestá al aire libre. Por eso los productores de arroz en Estados Unidos protestaron al máximo, porque ellos no querían vender arroz con sustancias antibióticas. La idea es regia, pero pónganla en invernadero.

¿En qué consiste la regulación existente en Chile?

Es una resolución del SAG (Servicio Agrícola y Ganadero), no es una ley, que los autoriza. Y esa resolución obviamente no vigila que no tengan impacto en otros cultivos. No vigila que los agricultores cercanos sepan que tienen cultivos transgénicos al lado, no protegen a las abejas, que hemos tenido contaminación de la miel con polen transgénico, no da información veraz sobre qué compañías tenemos. La única información que da  es la superficie, el cultivo y la región. Eso es todo lo que tenemos. Ahora tienen que dar la información por ley, pero hay que pedirla, no es pública. Hay poca información y lo que tenemos es una resolución, no una ley. Lo que tenemos ahora es la ley de bases del medio ambiente. Nos movimos con los senadores para que pusieran una indicación en la ley de bases, el artículo 10 R para que exijan estudios deimpacto ambiental a la liberación de transgénicos. Fue adoptada en la ley de bases del medio ambiente y se permite declarar zonas libres.  Entonces ahora los transgénicos van a tener que hacer un estudio de impacto ambiental conforme al reglamento de la ley de bases que todavía está en trámite. Ese reglamento ha sido muy controversial, todavía no sale, pero nos va a permitir instaurar zonas libres. Esa es la regulación existente y hay muchos proyectos de ley, unos que los prohíben y otros que los promueven, para consumonacional, porque las compañías no están conformes con producir para multiplicación de semillas, sino que quieren también que los chilenos comamos lo que estamos produciendo y si eso se logra, ahí de seguro vamos a tener maíz transgénico. Pero ese proyecto está parado, no ha avanzado, tiene muchas indicaciones.

Sobre etiquetado había varios proyectos de ley, unos avanzaron más que otros, el del senador Letelier, por ejemplo, y ese fue aprobado mayoritariamente por la cámara de diputados y está un poco parado, debería pasar al senado, pero cuando son mociones parlamentarias  y no tienen urgencia del gobierno, no es fácil llevar adelante esos proyectos.

¿Quiénes son los parlamentarios que más están aportando a su juicio en este tema?

El senador Navarro, Horvath, Ximena Rincón, Eduardo Frei, Quintana, Lagos-Weber, Letelier. El tema del etiquetado existe en el extranjero, en países como Japón, Brasil, Nueva Zelandia. Existe un mapa de etiquetado a nivel mundial y hay muchos países. Algunos etiquetan todo, otros algunos productos, pero existe etiquetado.

¿Estados Unidos tiene un modelo más retrógrado?

Es que de ahí salieron los transgénicos.  Los ciudadanos quieren etiquetado. Pero en Monsanto, que es la compañía de transgénicos, sale el gerente y entra como ministro de Agricultura y el ministro de Agricultura a gerente de Monsanto. La puerta giratoria es tremenda. Bush estuvo con ellos.

¿A su juicio, los transgénicos no solucionan el problema del hambre en el mundo?

Para nada. Los transgénicos no están creados para producir más. Están creados para resistir herbicidas y plagas, por lo tanto son tóxicos. Nunca fueron estructurados para rendir más, jamás han rendido más, si no han sido hechos para eso.

¿Podría llegar a existir transgénicos que no fueran dañinos para la salud?

Por estructura, eso no podría ser así. Tienen genes adicionados de virus y bacterias, sistemas metabólicos distintos que pueden producir efectos tóxicos en la salud humana que desconocemos, por rutas metabólicas que no conocemos. Pero para qué los necesitamos si nosotros tenemos miles de variedades de semillas que podemos comer en el mundo.

¿Cuál es la realidad chilena respecto de las semillas?

Existen y muchas. Tengo un catálogo de semillas tradicionales de Chile y lo publiqué en la web, de las cuales hay muchas variedades. Es el catálogo digital de semillas tradicionales de Chile. Con 240 páginas, contiene fotos, descripción e información en orden alfabético de 702 variedades de granos. Lo más importante, es que entrega el contacto de diferentes guardadores de semillas milenarias a lo largo del país, quienes están dispuestos vender o intercambiar sus tesoros agrícolas, con el fin de que Chile no pierda parte importante de su cultura de cultivo.

¿En Chile se ha hecho algún tipo de investigación o estudio?

Existe del SAG, del programa Contacto y Conadecus, que fue a ver los colados de los bebés.  Esas investigaciones demuestran que las verduras que estamos comiendo tienen algún tipo de residuos. Entonces, si no son los transgénicos, son los pesticidas. No hay seguridad en el consumo. Por eso hay que evitar comer comida chatarra. Entre que estamos contaminados por el aire, nuestra agua contiene mucho flúor, cloro y no sé qué otras cosas más y estamos comiendo alimentos que fueron genéticamente modificados y fueron producidos con químicos, además tienen preservantes, saborizantes, colorantes. Tenemos que estar muy bien informados, tenemos que aprender a leer las etiquetas. Tenemos que aprender y saber qué es el sorbato de potasio, el aspartame, la tartrazina. Mi consejo entonces es, si no lo entiende, mejor no lo compre. Hay que advertir sobre cosas fuertes, como los colorantes o el aspartame, que están en las etiquetas porque están prohibidos en otros países. Chile no los prohíbe, pero los etiqueta, por eso están ahí. Además, yo trato de comer orgánico. Existen algunos mercados en La Reina, Plaza Perú y Vitacura. También personas que distribuyen a la casa. Hay que buscar, pero hay.


1 comentario

Cinco estudios científicos sobre las consecuencias de los transgénicos y sus agroquímicos en la salud

549920_351248178323768_1332664748_nSe profundizó el debate sobre los transgénicos, con sectores que los rechazan rotundamente y otros  que aseguran su no toxicidad. Mientras, hay al menos 22 nuevos cultivos genéticamente modificados formando fila para pedir su aprobación en Paraguay, además de la soja y el algodón ya liberados.

Aquí repasamos lo que nos dicen cinco investigaciones difundidas sobre el tema.

1-Paraguay: Stela Benítez Leite

Desde su cátedra de Pediatría de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), la médica y docente paraguaya Stella Benítez Leite realizó dos pesquisas, una en el Hospital Regional de Encarnación y otra en el barrio Los Naranjos de Ñemby.

En la primera, ella y su equipo indagó por un año(2006-2007) la realidad de madres embarazadas que llegaban a ser tratadas en el hospital central del segundo departamento más sojero de Paraguay, Itapúa. El trabajo concluyó que aquellas embarazadas que viven en un radio de un kilómetro en torno a campos fumigados de soja, tienen el riesgo de que sus fetos/bebés sufran malformaciones.

En el segundo estudio, el mismo equipo investigador quiso indagar qué posibles daños registraban niños y niñas potencialmente expuestos a pesticidas en el ambiente. Para eso extrajeron muestras celulares de manera comparativa, por una parte de alumnos y alumnas de la escuela San Pedro y San Pablo, lindante a la empresa de agroquímicos Chemtec SAECA, y por otra de población estudiantil de la escuela Rita Surroca, a 5,5 km de distancia de la misma fábrica.

Como resultado, hallaron que aquellos niños y niñas de San Pedro y San Pablo tenían mayor probabilidad de sufrir desórdenes celulares/genéticos, situación de riesgo para contraer enfermedades como el cáncer y otras degenerativas como diabetes e hipertensión.

2-  Paraguay: José Luis Insfrán

El docente titular de Semiología Médica de la carrera de Medicina de la UNA, José Luis Insfrán, realiza periódicamente monitoreos con sus alumnos y alumnas en el Hospital-Escuela de Clínicas. Últimamente están investigando sobre el aumento de pacientes con enfermedades hemato-oncológicas (leucemias y linfomas no Hondking), provenientes de departamentos donde se realizan fumigaciones en cultivos transgénicos.

Insfrán explica que cada año 210 pacientes nuevos son atendidos en el hospital por esas enfermedades, que vendrían a ocupar permanentemente 3 de cada 10 camas disponibles. Los enfermos y enfermas de 10 a 15 años atrás se siguen tratando y llegan los nuevos, dice, y empiezan a desbordar la capacidad de atenderlos/as. Así las cosas, la situación cobra magnitud  de problema de salud pública nacional.

Hace 10 años, estas enfermedades ocupan el 17º puesto en las principales causas de muerte en el país, ahora ocupan el 3º, y el año que viene ocuparía el 2º, entre los otros tipos de cáncer, como del pulmón y del cuello uterino.

3-Argentina: Andrés Carrasco

Luego de 15 largos años de investigaciones, el doctor Andrés Carrasco, jefe del Laboratorio de Embriología Molecular del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Ténicas (CONICET), de Argentina,  publicó en 2010 sus investigaciones.

Tras experimentar en animales y anfibios con la misma mecánica embrionaria y desarrollo genético que el ser humano, Carrasco concluyó que el herbicida glifosato, producto estrella de la soja y la mayoría de los cultivos transgénicos del Cono Sur, genera desórdenes en el embrión humano, pudiendo provocar malformaciones y abortos no deseados.

Como es visible, Benítez Leite con sus métodos y Carrasco, con los suyos, llegaron a una misma conclusión: los agroquímicos utilizados en los cultivos transgénicos, principalmente de soja, generan daños en la salud reproductiva y ponen en peligro la vida de los bebés, cuando sus madres están expuestas a ambientes de fumigación.

4-Canadá: Aziz Aris y Samuel Leblanc

Siguiendo con los estudios de nuestro continente americano, viajamos hasta la ciudad canadiense de Quebec, en cuyo poblado de Sherbrooke existe un hospital y escuela del mismo nombre. En él  trabajan los médicos y docentes Aziz Aris y Samuel Leblanc, de los departamentos de Obstetricia y Ginecología, quienes investigaron la exposición de mujeres no embarazadas y mujeres embarazadas con sus fetos a los agroquímicos.

Específicamente el trabajo analizó la exposición a los herbicidas glifosato y glufosinato, y la toxina Bt, esta última incorporada en varios cultivos transgénicos como el maíz o el algodón. En la investigación se volvió a comprobar sobre los efectos del glifosato y el glufosinato en el feto humano: riesgo de malformaciones congénitas y complicaciones en el buen desarrollo del mismo en la placenta.

Sim embargo, lo más revelador de este estudio de principios de 2011 es su otro resultado, que nos habla de que la toxina Bt se encontró en la sangre del 93% de las mujeres embarazadas, en  el 80% de los fetos y en el 69% de las mujeres no embarazadas.

Se trata de tal vez de la primera investigación que nos muestra que las toxinas de los transgénicos pueden llegar a nuestro organismo a través de la dieta, por lo que sus consecuencias no solamente están relacionadas a las fumigaciones con los agroquímicos que usan.

El estudio hace un llamado de alarma sobre la dificultad del estómago humano de deshechar esta toxina, que pudo haber llegado a los organismos estudiados -dice- a través del consumo en la dieta de carne vacuna contaminada (el ganado industrial se alimenta a base de forrajes con maíz transgénico Bt).

La pregunta es qué pasa cuando los seres humanos -no a través de las vacas-  consumimos directamente el maíz transgénico Bt.

5-Francia: Gilles-Eric Seralini

Lo que saltó a partir de la difusión del estudio de médicos franceses de la Universidad de Caen, Normandía (Francia), tras dos años de investigaciones con ratas, sacudió al mundo entero, y puso en duda y debate la inocuidad de los alimentos transgénicos.

De paso, reforzó lo comprobado por todos los anteriores estudios expuestos en este artículo. El trabajo estuvo comandado por Gilles-Eric Seralini, cuyo equipo alimentó a un grupo de ratas con el maíz transgénico NK 603 de la empresa Monsanto, resistente al glifosato; a otro le dio agua con el herbicida glifosato y a otro grupo alimentó con maíz no transgénico.

Tumores, deterioro del hígado y los riñones y reducción de la expectativa de vida fue lo que saltó a la vista –en mayor porcentaje– en aquellos roedores que se alimentaron con el maíz de Monsanto o consumieron el agua con glifosato. Esto demuestra que tanto el maíz transgénico NK603 como el glifosato son perjudiciales para la salud.

VER MÁS EN:

-“Malformaciones congénitas asociadas a agrotóxicos”http://www.baseis.org.py/base/h_documentos.php?pagina=2

-“Daño celular en una población infantil potencialmente expuesta a pesticidas”http://www.baseis.org.py/base/h_documentos.php

– http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-124288-2009-05-03.html

-Disponible en: http://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&ved=0CCcQFjAA&url=http%3A%2F%2Fwww.greenpeace.org%2Fisrael%2FGlobal%2Fisrael%2Fimage%2F2012%2F07%2FReproductiveToxicology-%2520GMO.pdf&ei=rC1GUMvrEo3C9gTylYCgBg&usg=AFQjCNGGq5gJ2-0tO3PojslwPK7smfto0g


Deja un comentario

Alimentos transgénicos

n551758781_8911Algunas grandes multinacionales que dominan el comercio mundial de alimentos, pesticidas , herbicidas y abonos químicos están introduciendo masivamente en nuestros alimentos un nuevo tipo de vida: los organismos manipulados genéticamente (OGM).
La manipulación genética es una tecnología que trasplanta genes (las unidades básicas de la herencia) para conseguir determinadas características entre especies que de forma natural nunca se cruzarían (por ejemplo entre un vegetal y otro distinto, o entre un animal y una planta). El fin es la utilización de estos experimentos genéticos para fines comerciales. Nuevamente y esta vez con gravísima contundencia el mercado libre se impone por encima de cualquier consideración sanitaria, medioambiental y social.
TRANSGÉNICOS EN EL SUPER – los primeros alimentos modificados se infiltran de una manera silenciosa
En el mercado ya hay bastantes productos elaborados con manipulación genética, sobretodo con la introducción de la soja y el maíz transgénicos. Pueden encontrarse en margarinas, aceites, mayonesas, sándwiches, salsas. También en pan, pasteles, galletas, crackers, pasta, cereales para desayunos, chocolates, chocolatinas y bombones, postres, copas, flanes, preparados en polvo, helados, lácteos, yogures, alimentos infantiles, papillas para bebé, comidas preparadas y fritos industriales. Por no decir todos los productos de origen japonés de la soja y derivados; salsa de soja y tofus…etc.. y los del maíz…conservas, mazorcas, nachos (y otros de origen mexicano), palomitas, endulzantes, etc..excluyendo los ecológicos, claro está, puesto que el término ecológico es incompatible con el de O.M.G. Normalmente es en la soja transformada en lecitina -que se usa como espesante en los productos industriales- como podría venir camuflada como emulgente E, concretamente E-322, y en azucares derivados del maíz, entre otros.
EFECTOS SECUNDARIOS = ?….. fuera de control
A pesar de la siempre aparente seguridad científica, la manipulación genética esta plagada de incógnitas. Se utilizan genes de resistencia a los antibióticos lo que amenaza con agravar el problema. No hay estudios de los efectos de los transgénicos en la gestación ni tampoco sobre los millones de bebes que están tomando organismos alterados en sus potitos. Un reputado científico, Arpad Pusztai, que trabajaba en un centro de investigación de Escocia, ha sido despedido por hacer público los resultados de sus investigaciones sobre patatas transgénicas en estudio para ser comercializadas. El doctor Pusztai alimento con esas patatas a unos cuantos ratones durante un tiempo equivalente a diez años de vida humana y los resultados fueron serios problemas en el sistema inmunológico de las criaturas y en su crecimiento. Cuando esto salió a la luz, veinte científicos de todo el mundo revisaron por su cuenta sus experimentos y llegaron a las mismas conclusiones, manifestando un claro apoyo a las declaraciones de Pusztai.
En una entrevista reciente al Dr. Gilles-Eric Séralini , experto de la Comisión Europea en transgénicos en La Vanguardia dice: “ Para saber si los OGM son tóxicos, se hacen los mismos test en todo el planeta; se les da a las ratas dos dosis de maíz transgénico durante tres meses y se les hacen dos análisis de sangre, a las cinco semanas y a los tres meses. Los resultados fueron: aumento de grasa en sangre ( del 20% al 40%), de azúcar (10%), desajustes urinarios y problemas de riñón y de hígado, precisamente los órganos de desintoxicación.”… en otra ocasión dice “no nos permiten hacer el test ni ver estos análisis de sangre más allá de tres meses” ..???, más información : hemeroteca de La Vanguardia, 8 abril 2009, contraportada, Pág. 56.
QUE EFECTOS TIENE PARA EL SER HUMANO Y EL MEDIOAMBIENTE LOS ORGANISMOS MANIPULADOS GENÉTICAMENTE (OMG)
 Existe ya evidencias de efectos tales como alergias, alteraciones nutritivas, inmunodepresión, disminución de defensas frente a agentes bacterianos, resistencia a los antibióticos, producción de estrógenos con alteración del sistema hormonal, contenidos de altos niveles de plaguicidas en la sangre, creación de radicales libres y muchos más que todavía no sabemos. Existe también la posibilidad de tener un enorme riesgo a tumores extraños y malformaciones genéticas.
Para el planeta el coste también es elevado, según la organización ecologista británica “ Friends of Earth” y Greenpeace nos alertan del peligro de “ superplagas”, pérdida de control en el incremento de la utilización de productos químicos tóxicos, disminución o destrucción del a biodiversidad o impacto sobre aves y otros predadores a través de la cadena trófica…etc
SUPERPLAGAS Y PESTICIDAS
Mas del 60% de los productos transgénicos son semillas alteradas para que sobrevivan a la acción de muchos pesticidas que normalmente las matarían. Con la soja transgénica de la empresa Monsanto, el agricultor puede poner hasta tres veces más pesticidas y arrasar con todos los nutrientes. Las plagas y malas hierbas está demostrando ya su resistencia y capacidad de adaptación, así que cada vez más los plaguicidas serán más potentes y destructivos.
EL NEGOCIO DE UNOS POCOS CONTRA LA RUINA DE MUCHOS
El negocio fabuloso que persiguen estas multinacionales supone la ruina de millones de pequeños agricultores y una mayor dependencia. También para los países pobres pues la tecnología biogenética es cara y solamente rentable a gran escala industrial. También tienen las semillas patentadas y , para que el negocio no se les escape, obligan a los agricultores cada año a comprar semillas nuevas. Parece ser que tienen 11.000 semillas patentadas, si por alguna razón misteriosa “desaparecieran” las originales, tendrían los derechos de este gran numero de diferentes semillas…todo un peligro para la biodiversidad y para el dominio del poder mundial a través de la alimentación. También ha corrido información sobre la contaminación de transgénicos en Canadá a campos que no lo son (porque el agricultor lo ha escogido) y que encima del desagravio que esto supone transgénicos sin haber pasado por caja:(..provocando su ruina.
Nos quieren hacer creer que no sólo comercializan los transgénicos por una razón económica sino también científica. Sin embargo, “ es evidente que ( esta tecnología) es demasiado peligrosa y poderosa para que esté en manos de compañías dispuestas a aplicarla con criterios comerciales por encima de la seguridad y los intereses generales”, dice un folleto de varias asociaciones unidas ante tal problema común.
Otra de las razones que subscriben las multinacionales es la de “paliar el hambre en el mundo”, esto tampoco es cierto, el problema del hambre en el mundo no es tecnológico, sino sociopolítico y de reparto económico. Según la asociación Greenpeace, la producción actual de alimentos es mas que suficiente para alimentar casi dos veces a toda la población mundial. Solo con la producción de grano mundial, podríamos vivir todos con una dieta diaria de 3500 calorías. Esto sin tener en cuenta ni a la ganadería ni a la pesca, ni muchos otros cultivos como hortalizas, verduras, legumbres, frutas, etc. Hay que saber que el 80% de los niños con desnutrición viven en países con excedentes agrícolas!.transgenicos543
ESPAÑA, UN PARAISO PARA LOS CULTIVOS TRANSGÉNICOS
La administración española hasta ahora no ha puesto demasiadas pegas a la expansión de estos cultivos, más bien al contrario, parece que los esté promocionando.!..España es el primer productor de maíz Novartis, con unas 20.000 hectáreas, el mayor cultivo de Europa. Se esta intentando también introducir el algodón de Monsanto, el mismo que están rechazando ya muchos países en la Unión Europea. España es el país que más peticiones tiene en marcha para estos cultivos; están esperando un cierto tipo de tomate, achicoria, patatas, un tipo de remolacha, melón, tabaco, diversas clases de claveles, etc. Si esto prospera, se podría perder el control de la expansión de estos cultivos. Puede pasar como en Canadá, donde los granjeros se quejan de que el polen de los cultivos transgénicos vecinos llega con el viento hasta sus campos, y también desde los camiones en época de cosecha
QUE PODEMOS HACER
Colabora con las asociaciones que piden una moratoria internacional para que se dejen de comercializar estos productos hasta que no tengamos suficientes pruebas de las consecuencias de su ingestión masiva y continuada. Greenpeace dice que más del 70% de los productos que consumimos diariamente contienen soja transgénica. El maíz transgénico se esta utilizando para el engorde del ganado; es decir, que también podemos contaminarnos a través de la carne.
– Exigir un etiquetado obligatorio especifico donde se advierta claramente el ingrediente que ha sido manipulado genéticamente y sin trampas.
– Podemos expresar nuestro rechazo por vías políticas, cartas al gobierno , a los medios de comunicación, a empresas o participar en campañas por Internet. Una buena vía de actuación es llamar a los teléfonos de atención al cliente de las empresas (que suelen ser líneas gratuitas) y pedirles garantías de que sus productos no contienen OMGs; si te aseguran que “no”, pregúntales entonces por qué no lo ponen en sus etiquetas. También podemos informar a otras personas y empresas: detallistas de alimentación, supermercados, restaurantes, etc..
– La acción más directa y efectiva es boicotear, como consumidores, a todas estas empresas multinacionales sospechosas y apoyar cada vez más el mercado de los productos sanos y moralmente éticos, como los del sector del comercio justo y el de los productos naturales y biológicos. La mayor parte de las empresas de este sector trabajan con cultivos limpios minoritarios y artesanales, completamente fuera del alcance del gran negocio transgénico, por lo visto el 71% de los consumidores españoles evitarían comprar alimentos modificados genéticamente.
LA ALTERNATIVA BIOLÓGICA, CONSUMIR BIO ES LÓGICO
Sin duda la mejor alternativa desde todos los puntos de vista, y la más segura, son los PRODUCTOS BIOLOGICOS CERTIFICADOS, en los que la manipulación genética esta excluida por la reglamentación europea. Llevan un distintivo oficial numerado, el aval, y que ahora en España cada autonomía tiene el suyo. Puede ser que lleven más de uno si está importado, llevando también el del país de origen, o si es para exportar dependiendo de la normativa de cada país. Para que un producto sea biológico debe llevar las etiquetas antes mencionadas y no debemos dejarnos embaucar por otros productos que usan engañosamente las palabras ; Bio, Natural, Sano, etc..y cuidado con la publicidad y la “moda” de las cosas sanas. La producción de frutas y verduras ecológicas es un sector modesto, constituye una industria casi artesanal, pero que esta creciendo día a día a un ritmo interesante, superior al 50% anual. Decir aquí, que están surgiendo pequeñas producciones agrarias que sirven a las familias directamente y eso abarata los costes y garantiza la calidad, además que ayudar a mantener el sector del agricultor pequeño tan tocado últimamente. No debemos olvidar el aspecto social/económico que representaría la imposición de los cultivos transgénicos en detrimento de la agricultura convencional para todas las personas que desde generaciones trabajan en ello..
Este escrito es un extracto de varias publicaciones realizadas por distintas asociaciones y revistas especializadas – Vida Sana, Greenpeace, The Ecologist…- y de información aparecida en la prensa diaria.