alimentación consciente y ecológica

el blog de Anna Piqué


1 comentario

Cinco estudios científicos sobre las consecuencias de los transgénicos y sus agroquímicos en la salud

549920_351248178323768_1332664748_nSe profundizó el debate sobre los transgénicos, con sectores que los rechazan rotundamente y otros  que aseguran su no toxicidad. Mientras, hay al menos 22 nuevos cultivos genéticamente modificados formando fila para pedir su aprobación en Paraguay, además de la soja y el algodón ya liberados.

Aquí repasamos lo que nos dicen cinco investigaciones difundidas sobre el tema.

1-Paraguay: Stela Benítez Leite

Desde su cátedra de Pediatría de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), la médica y docente paraguaya Stella Benítez Leite realizó dos pesquisas, una en el Hospital Regional de Encarnación y otra en el barrio Los Naranjos de Ñemby.

En la primera, ella y su equipo indagó por un año(2006-2007) la realidad de madres embarazadas que llegaban a ser tratadas en el hospital central del segundo departamento más sojero de Paraguay, Itapúa. El trabajo concluyó que aquellas embarazadas que viven en un radio de un kilómetro en torno a campos fumigados de soja, tienen el riesgo de que sus fetos/bebés sufran malformaciones.

En el segundo estudio, el mismo equipo investigador quiso indagar qué posibles daños registraban niños y niñas potencialmente expuestos a pesticidas en el ambiente. Para eso extrajeron muestras celulares de manera comparativa, por una parte de alumnos y alumnas de la escuela San Pedro y San Pablo, lindante a la empresa de agroquímicos Chemtec SAECA, y por otra de población estudiantil de la escuela Rita Surroca, a 5,5 km de distancia de la misma fábrica.

Como resultado, hallaron que aquellos niños y niñas de San Pedro y San Pablo tenían mayor probabilidad de sufrir desórdenes celulares/genéticos, situación de riesgo para contraer enfermedades como el cáncer y otras degenerativas como diabetes e hipertensión.

2-  Paraguay: José Luis Insfrán

El docente titular de Semiología Médica de la carrera de Medicina de la UNA, José Luis Insfrán, realiza periódicamente monitoreos con sus alumnos y alumnas en el Hospital-Escuela de Clínicas. Últimamente están investigando sobre el aumento de pacientes con enfermedades hemato-oncológicas (leucemias y linfomas no Hondking), provenientes de departamentos donde se realizan fumigaciones en cultivos transgénicos.

Insfrán explica que cada año 210 pacientes nuevos son atendidos en el hospital por esas enfermedades, que vendrían a ocupar permanentemente 3 de cada 10 camas disponibles. Los enfermos y enfermas de 10 a 15 años atrás se siguen tratando y llegan los nuevos, dice, y empiezan a desbordar la capacidad de atenderlos/as. Así las cosas, la situación cobra magnitud  de problema de salud pública nacional.

Hace 10 años, estas enfermedades ocupan el 17º puesto en las principales causas de muerte en el país, ahora ocupan el 3º, y el año que viene ocuparía el 2º, entre los otros tipos de cáncer, como del pulmón y del cuello uterino.

3-Argentina: Andrés Carrasco

Luego de 15 largos años de investigaciones, el doctor Andrés Carrasco, jefe del Laboratorio de Embriología Molecular del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Ténicas (CONICET), de Argentina,  publicó en 2010 sus investigaciones.

Tras experimentar en animales y anfibios con la misma mecánica embrionaria y desarrollo genético que el ser humano, Carrasco concluyó que el herbicida glifosato, producto estrella de la soja y la mayoría de los cultivos transgénicos del Cono Sur, genera desórdenes en el embrión humano, pudiendo provocar malformaciones y abortos no deseados.

Como es visible, Benítez Leite con sus métodos y Carrasco, con los suyos, llegaron a una misma conclusión: los agroquímicos utilizados en los cultivos transgénicos, principalmente de soja, generan daños en la salud reproductiva y ponen en peligro la vida de los bebés, cuando sus madres están expuestas a ambientes de fumigación.

4-Canadá: Aziz Aris y Samuel Leblanc

Siguiendo con los estudios de nuestro continente americano, viajamos hasta la ciudad canadiense de Quebec, en cuyo poblado de Sherbrooke existe un hospital y escuela del mismo nombre. En él  trabajan los médicos y docentes Aziz Aris y Samuel Leblanc, de los departamentos de Obstetricia y Ginecología, quienes investigaron la exposición de mujeres no embarazadas y mujeres embarazadas con sus fetos a los agroquímicos.

Específicamente el trabajo analizó la exposición a los herbicidas glifosato y glufosinato, y la toxina Bt, esta última incorporada en varios cultivos transgénicos como el maíz o el algodón. En la investigación se volvió a comprobar sobre los efectos del glifosato y el glufosinato en el feto humano: riesgo de malformaciones congénitas y complicaciones en el buen desarrollo del mismo en la placenta.

Sim embargo, lo más revelador de este estudio de principios de 2011 es su otro resultado, que nos habla de que la toxina Bt se encontró en la sangre del 93% de las mujeres embarazadas, en  el 80% de los fetos y en el 69% de las mujeres no embarazadas.

Se trata de tal vez de la primera investigación que nos muestra que las toxinas de los transgénicos pueden llegar a nuestro organismo a través de la dieta, por lo que sus consecuencias no solamente están relacionadas a las fumigaciones con los agroquímicos que usan.

El estudio hace un llamado de alarma sobre la dificultad del estómago humano de deshechar esta toxina, que pudo haber llegado a los organismos estudiados -dice- a través del consumo en la dieta de carne vacuna contaminada (el ganado industrial se alimenta a base de forrajes con maíz transgénico Bt).

La pregunta es qué pasa cuando los seres humanos -no a través de las vacas-  consumimos directamente el maíz transgénico Bt.

5-Francia: Gilles-Eric Seralini

Lo que saltó a partir de la difusión del estudio de médicos franceses de la Universidad de Caen, Normandía (Francia), tras dos años de investigaciones con ratas, sacudió al mundo entero, y puso en duda y debate la inocuidad de los alimentos transgénicos.

De paso, reforzó lo comprobado por todos los anteriores estudios expuestos en este artículo. El trabajo estuvo comandado por Gilles-Eric Seralini, cuyo equipo alimentó a un grupo de ratas con el maíz transgénico NK 603 de la empresa Monsanto, resistente al glifosato; a otro le dio agua con el herbicida glifosato y a otro grupo alimentó con maíz no transgénico.

Tumores, deterioro del hígado y los riñones y reducción de la expectativa de vida fue lo que saltó a la vista –en mayor porcentaje– en aquellos roedores que se alimentaron con el maíz de Monsanto o consumieron el agua con glifosato. Esto demuestra que tanto el maíz transgénico NK603 como el glifosato son perjudiciales para la salud.

VER MÁS EN:

-“Malformaciones congénitas asociadas a agrotóxicos”http://www.baseis.org.py/base/h_documentos.php?pagina=2

-“Daño celular en una población infantil potencialmente expuesta a pesticidas”http://www.baseis.org.py/base/h_documentos.php

– http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-124288-2009-05-03.html

-Disponible en: http://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&ved=0CCcQFjAA&url=http%3A%2F%2Fwww.greenpeace.org%2Fisrael%2FGlobal%2Fisrael%2Fimage%2F2012%2F07%2FReproductiveToxicology-%2520GMO.pdf&ei=rC1GUMvrEo3C9gTylYCgBg&usg=AFQjCNGGq5gJ2-0tO3PojslwPK7smfto0g

Anuncios


Deja un comentario

Alimentos transgénicos

n551758781_8911Algunas grandes multinacionales que dominan el comercio mundial de alimentos, pesticidas , herbicidas y abonos químicos están introduciendo masivamente en nuestros alimentos un nuevo tipo de vida: los organismos manipulados genéticamente (OGM).
La manipulación genética es una tecnología que trasplanta genes (las unidades básicas de la herencia) para conseguir determinadas características entre especies que de forma natural nunca se cruzarían (por ejemplo entre un vegetal y otro distinto, o entre un animal y una planta). El fin es la utilización de estos experimentos genéticos para fines comerciales. Nuevamente y esta vez con gravísima contundencia el mercado libre se impone por encima de cualquier consideración sanitaria, medioambiental y social.
TRANSGÉNICOS EN EL SUPER – los primeros alimentos modificados se infiltran de una manera silenciosa
En el mercado ya hay bastantes productos elaborados con manipulación genética, sobretodo con la introducción de la soja y el maíz transgénicos. Pueden encontrarse en margarinas, aceites, mayonesas, sándwiches, salsas. También en pan, pasteles, galletas, crackers, pasta, cereales para desayunos, chocolates, chocolatinas y bombones, postres, copas, flanes, preparados en polvo, helados, lácteos, yogures, alimentos infantiles, papillas para bebé, comidas preparadas y fritos industriales. Por no decir todos los productos de origen japonés de la soja y derivados; salsa de soja y tofus…etc.. y los del maíz…conservas, mazorcas, nachos (y otros de origen mexicano), palomitas, endulzantes, etc..excluyendo los ecológicos, claro está, puesto que el término ecológico es incompatible con el de O.M.G. Normalmente es en la soja transformada en lecitina -que se usa como espesante en los productos industriales- como podría venir camuflada como emulgente E, concretamente E-322, y en azucares derivados del maíz, entre otros.
EFECTOS SECUNDARIOS = ?….. fuera de control
A pesar de la siempre aparente seguridad científica, la manipulación genética esta plagada de incógnitas. Se utilizan genes de resistencia a los antibióticos lo que amenaza con agravar el problema. No hay estudios de los efectos de los transgénicos en la gestación ni tampoco sobre los millones de bebes que están tomando organismos alterados en sus potitos. Un reputado científico, Arpad Pusztai, que trabajaba en un centro de investigación de Escocia, ha sido despedido por hacer público los resultados de sus investigaciones sobre patatas transgénicas en estudio para ser comercializadas. El doctor Pusztai alimento con esas patatas a unos cuantos ratones durante un tiempo equivalente a diez años de vida humana y los resultados fueron serios problemas en el sistema inmunológico de las criaturas y en su crecimiento. Cuando esto salió a la luz, veinte científicos de todo el mundo revisaron por su cuenta sus experimentos y llegaron a las mismas conclusiones, manifestando un claro apoyo a las declaraciones de Pusztai.
En una entrevista reciente al Dr. Gilles-Eric Séralini , experto de la Comisión Europea en transgénicos en La Vanguardia dice: “ Para saber si los OGM son tóxicos, se hacen los mismos test en todo el planeta; se les da a las ratas dos dosis de maíz transgénico durante tres meses y se les hacen dos análisis de sangre, a las cinco semanas y a los tres meses. Los resultados fueron: aumento de grasa en sangre ( del 20% al 40%), de azúcar (10%), desajustes urinarios y problemas de riñón y de hígado, precisamente los órganos de desintoxicación.”… en otra ocasión dice “no nos permiten hacer el test ni ver estos análisis de sangre más allá de tres meses” ..???, más información : hemeroteca de La Vanguardia, 8 abril 2009, contraportada, Pág. 56.
QUE EFECTOS TIENE PARA EL SER HUMANO Y EL MEDIOAMBIENTE LOS ORGANISMOS MANIPULADOS GENÉTICAMENTE (OMG)
 Existe ya evidencias de efectos tales como alergias, alteraciones nutritivas, inmunodepresión, disminución de defensas frente a agentes bacterianos, resistencia a los antibióticos, producción de estrógenos con alteración del sistema hormonal, contenidos de altos niveles de plaguicidas en la sangre, creación de radicales libres y muchos más que todavía no sabemos. Existe también la posibilidad de tener un enorme riesgo a tumores extraños y malformaciones genéticas.
Para el planeta el coste también es elevado, según la organización ecologista británica “ Friends of Earth” y Greenpeace nos alertan del peligro de “ superplagas”, pérdida de control en el incremento de la utilización de productos químicos tóxicos, disminución o destrucción del a biodiversidad o impacto sobre aves y otros predadores a través de la cadena trófica…etc
SUPERPLAGAS Y PESTICIDAS
Mas del 60% de los productos transgénicos son semillas alteradas para que sobrevivan a la acción de muchos pesticidas que normalmente las matarían. Con la soja transgénica de la empresa Monsanto, el agricultor puede poner hasta tres veces más pesticidas y arrasar con todos los nutrientes. Las plagas y malas hierbas está demostrando ya su resistencia y capacidad de adaptación, así que cada vez más los plaguicidas serán más potentes y destructivos.
EL NEGOCIO DE UNOS POCOS CONTRA LA RUINA DE MUCHOS
El negocio fabuloso que persiguen estas multinacionales supone la ruina de millones de pequeños agricultores y una mayor dependencia. También para los países pobres pues la tecnología biogenética es cara y solamente rentable a gran escala industrial. También tienen las semillas patentadas y , para que el negocio no se les escape, obligan a los agricultores cada año a comprar semillas nuevas. Parece ser que tienen 11.000 semillas patentadas, si por alguna razón misteriosa “desaparecieran” las originales, tendrían los derechos de este gran numero de diferentes semillas…todo un peligro para la biodiversidad y para el dominio del poder mundial a través de la alimentación. También ha corrido información sobre la contaminación de transgénicos en Canadá a campos que no lo son (porque el agricultor lo ha escogido) y que encima del desagravio que esto supone transgénicos sin haber pasado por caja:(..provocando su ruina.
Nos quieren hacer creer que no sólo comercializan los transgénicos por una razón económica sino también científica. Sin embargo, “ es evidente que ( esta tecnología) es demasiado peligrosa y poderosa para que esté en manos de compañías dispuestas a aplicarla con criterios comerciales por encima de la seguridad y los intereses generales”, dice un folleto de varias asociaciones unidas ante tal problema común.
Otra de las razones que subscriben las multinacionales es la de “paliar el hambre en el mundo”, esto tampoco es cierto, el problema del hambre en el mundo no es tecnológico, sino sociopolítico y de reparto económico. Según la asociación Greenpeace, la producción actual de alimentos es mas que suficiente para alimentar casi dos veces a toda la población mundial. Solo con la producción de grano mundial, podríamos vivir todos con una dieta diaria de 3500 calorías. Esto sin tener en cuenta ni a la ganadería ni a la pesca, ni muchos otros cultivos como hortalizas, verduras, legumbres, frutas, etc. Hay que saber que el 80% de los niños con desnutrición viven en países con excedentes agrícolas!.transgenicos543
ESPAÑA, UN PARAISO PARA LOS CULTIVOS TRANSGÉNICOS
La administración española hasta ahora no ha puesto demasiadas pegas a la expansión de estos cultivos, más bien al contrario, parece que los esté promocionando.!..España es el primer productor de maíz Novartis, con unas 20.000 hectáreas, el mayor cultivo de Europa. Se esta intentando también introducir el algodón de Monsanto, el mismo que están rechazando ya muchos países en la Unión Europea. España es el país que más peticiones tiene en marcha para estos cultivos; están esperando un cierto tipo de tomate, achicoria, patatas, un tipo de remolacha, melón, tabaco, diversas clases de claveles, etc. Si esto prospera, se podría perder el control de la expansión de estos cultivos. Puede pasar como en Canadá, donde los granjeros se quejan de que el polen de los cultivos transgénicos vecinos llega con el viento hasta sus campos, y también desde los camiones en época de cosecha
QUE PODEMOS HACER
Colabora con las asociaciones que piden una moratoria internacional para que se dejen de comercializar estos productos hasta que no tengamos suficientes pruebas de las consecuencias de su ingestión masiva y continuada. Greenpeace dice que más del 70% de los productos que consumimos diariamente contienen soja transgénica. El maíz transgénico se esta utilizando para el engorde del ganado; es decir, que también podemos contaminarnos a través de la carne.
– Exigir un etiquetado obligatorio especifico donde se advierta claramente el ingrediente que ha sido manipulado genéticamente y sin trampas.
– Podemos expresar nuestro rechazo por vías políticas, cartas al gobierno , a los medios de comunicación, a empresas o participar en campañas por Internet. Una buena vía de actuación es llamar a los teléfonos de atención al cliente de las empresas (que suelen ser líneas gratuitas) y pedirles garantías de que sus productos no contienen OMGs; si te aseguran que “no”, pregúntales entonces por qué no lo ponen en sus etiquetas. También podemos informar a otras personas y empresas: detallistas de alimentación, supermercados, restaurantes, etc..
– La acción más directa y efectiva es boicotear, como consumidores, a todas estas empresas multinacionales sospechosas y apoyar cada vez más el mercado de los productos sanos y moralmente éticos, como los del sector del comercio justo y el de los productos naturales y biológicos. La mayor parte de las empresas de este sector trabajan con cultivos limpios minoritarios y artesanales, completamente fuera del alcance del gran negocio transgénico, por lo visto el 71% de los consumidores españoles evitarían comprar alimentos modificados genéticamente.
LA ALTERNATIVA BIOLÓGICA, CONSUMIR BIO ES LÓGICO
Sin duda la mejor alternativa desde todos los puntos de vista, y la más segura, son los PRODUCTOS BIOLOGICOS CERTIFICADOS, en los que la manipulación genética esta excluida por la reglamentación europea. Llevan un distintivo oficial numerado, el aval, y que ahora en España cada autonomía tiene el suyo. Puede ser que lleven más de uno si está importado, llevando también el del país de origen, o si es para exportar dependiendo de la normativa de cada país. Para que un producto sea biológico debe llevar las etiquetas antes mencionadas y no debemos dejarnos embaucar por otros productos que usan engañosamente las palabras ; Bio, Natural, Sano, etc..y cuidado con la publicidad y la “moda” de las cosas sanas. La producción de frutas y verduras ecológicas es un sector modesto, constituye una industria casi artesanal, pero que esta creciendo día a día a un ritmo interesante, superior al 50% anual. Decir aquí, que están surgiendo pequeñas producciones agrarias que sirven a las familias directamente y eso abarata los costes y garantiza la calidad, además que ayudar a mantener el sector del agricultor pequeño tan tocado últimamente. No debemos olvidar el aspecto social/económico que representaría la imposición de los cultivos transgénicos en detrimento de la agricultura convencional para todas las personas que desde generaciones trabajan en ello..
Este escrito es un extracto de varias publicaciones realizadas por distintas asociaciones y revistas especializadas – Vida Sana, Greenpeace, The Ecologist…- y de información aparecida en la prensa diaria.


Deja un comentario

CONSUMIR PRODUCTOS ECOLÓGICOS

Quisiera recordar las razones de porqué los productos ecológicos son una respuesta real y accesible a las actuales necesidades de calidad, seguridad, salud y respeto por el medio ambiente.

DESCUBRE “ LAS COSAS BUENAS” QUE HACES Y QUE COMES SI TE PASAS AL ECOLÓGICO

Que beneficios nos aporta el comer y consumir ecológico?

-Los productos procedentes de la agricultura ecológica son mejores para la salud porque no han sido producidos con sustancias químicas ni contienen aditivos sintéticos  muchos de los cuales son nocivos. Tampoco contienen  grasas trans ni ningún producto que haya sido manipulado genéticamente.

-Te aseguras que lo que consumes es realmente bueno y de calidad. Disfrutas de los auténticos sabores naturales y genuinos

-Colaboras en la no utilización de agroquímicos y demás productos que tanto en su fabricación, uso y descomposición, contaminan notablemente el medio ambiente. Con ello proteges la salud de tu familia y ayudas a proteger el equilibrio biológico de nuestro planeta para las generaciones futuras.

– Preservamos la vida rural tradicional, la salud y sostenibilidad de la tierra y sus ecosistemas y la salud de las personas que la trabajan. Que el agricultor tenga un trabajo más digno y justamente remunerado y que su trabajo solo dependa de el y no de las grandes empresas transnacionales explotadoras del campo y sus recursos.

– Preservamos la cultura de los pueblos y sus tradiciones. La biodiversidad de sus productos autóctonos y en la conservación y riqueza de las semillas de cada región y área  geográfica, en vez de potenciar cada vez más los híbridos y reducir notablemente la variedad biológica de nuestro entorno.

– Contribuyes al ahorro de energía i al reciclaje. La agricultura ecológica en general también supone una mejor gestión de los recursos energéticos por su menor utilización de maquinaria y su mejor gestión con el agua. También los productos elaborados utilizan embalajes reciclados y reciclables y si puede ser en menor cantidad. Algunos establecimientos ofrecen también la venta a granel

– Los productos ecológicos están regulados y certificados por una estricta normativa de calidad y control por parte del los distintos organismos autonómicos. Y distinguidos por una etiqueta AVAL que garantiza su calidad y autenticidad.

AQUELLO QUE ELEGIMOS HOY IMPULSA UN CAMBIO EN NUESTRO DESTINO

LO ECO ES LÓGICO !!!

Introduce poco a poco más cosas en tu dieta diaria y notaras la diferencia en tu salud y los tuyos!

– LAS FRUTAS Y VERDURAS se cultivan sin abonos químicos ni pesticidas y respetando los ciclos naturales y con todo su sabor y energía

– EL PAN sin conservantes ni aditivos y la bollería sin grasas trans. Y con toda su fibra y su sabor tradicional.

– LOS AZUCARES Y HARINAS sin blanqueantes ni conservantes nocivos. No refinados y integrales, con todos sus nutrientes.

– LOS CEREALES sin química en su crecimiento y manipulación y con toda su fibra y la fuerza vital de sus propios azucares compuestos, tan necesarios para nuestra salud.

– LA CARNE, HUEVOS Y LACTEOS sin antibióticos y hormonas. Libres y felices con sus ritmos naturales y sus vida sana y digna. Alimentados por productos ecológicos y no por maíz transgénico y piensos de dudosa calidad.

MAS SANOS, MAS SABROSOS Y MAS NUTRITIVOS !!!


Deja un comentario

Agricultura y alimentación ecológica

verduras del tiempo

La alimentación es una cadena que empieza en el suelo y termina en nuestra mesa. Si queremos alimentarnos correcta y sanamente, tenemos que tener en cuenta todos los eslabones de la cadena, que deben ser basados en el máximo respeto a las leyes ecológicas de la Naturaleza.  La agricultura es el primer eslabón. Con el fin de consumir alimentos sanos, es necesario practicar una agricultura biológica que tenga por objetivo la salud del suelo, de la planta, del animal y del ser humano, al contrario de lo que sucede en la agricultura intensiva actual que se basa en la productividad sin límites y en la obtención del máximo beneficio económico, pasando por encima de todo lo demás.

La agricultura biológica que se está desarrollando y perfeccionando a lo largo de estos últimos 50 años, en relación a la instalada utilización de productos procedentes de química  inorgánica y transgénica, excluye la total utilización de dichos productos ( fertilizantes, pesticidas y experimentación genética entre distintas especies).

Se basa en el profundo conocimiento del suelo y de sus  ciclos naturales y produce por tanto unos alimentos sanos, ricos en nutrientes y no contaminados.

Alimentarse con estos productos proporciona a nuestro cuerpo unos valores nutritivos muy elevados y además contribuye al equilibrio del medio ambiente a través de una agricultura limpia.

Es también un componente básico para la práctica de una nueva filosofía de vida y del consumo conciente, racional y responsable.