alimentación consciente y ecológica

el blog de Anna Piqué


Deja un comentario

PRECIO O VALOR

Mejor negocio… a largo plazo

Comer sano, natural y biológico es realmente más económico.Los medios de comunicación oficial y también muchos consumidores opinan que una alimentación sana a base de productos naturales y biológicos es un lujo reservado solamente a una pequeña minoría. Nada más lejos de la realidad: una alimentación ecológica es menos costosa que la alimentación actual del ciudadano medio.Como es sabido, los productos no son más caros o baratos en abstracto, sino que se miden por la relación calidad/precio. Es cierto que los productos no refinados procedentes de la agricultura ecológica son más caros que los de cultivo intensivo, pero eso es más aparente que real. Lo que nos ahorramos por una parte, luego nos lo gastamos con creces por otra (medicamentos e impuestos). Por otro lado los productos ecológicos encierran mucho más valor nutritivo que los de cultivo con fertilizantes y pesticidas.Hay que tener presente que los productos derivados de la agricultura intensiva no llevan cargado en el precio el coste ecológico y sanitario que ocasiona su producción y consumo, que en la actualidad es enorme. Estos costes, en cambio, los pagamos aparte a través de los impuestos públicos destinados a reducir el impacto medioambiental y también a través de los gastos médicos y farmacéuticos anuales con los que se enfrenta sanidad (en España son tremendos) como consecuencia de los crecientes problemas de salud derivados de la ingestión de productos alimenticios cada vez más tóxicos y deficientes.La economía global y sus productos convencionales no internalizan los costes ecológicos. Es decir, que los daños medioambientales y de salud pública que conlleva la utilización de plaguicidas, fertilizantes químicos, monocultivos industriales, antibióticos y hormonas en el ganado, condiciones de estabulacióninfrahumanas, aditivos y colorantes, etc… no los satisfacen los productores. Y por si esto no fuera suficiente, las administraciones protegen descaradamente con fondos públicos la agricultura intensiva. ¡Por cada euro que va a parar a la agricultura ecológica, la agricultura intensiva recibe 95! Y todo esto sin contar con los gastos de avales ecológicos que tiene de más y del coste superior de su producción.

En vez de pagar más impuestos los que contaminan más, tenemos que pagar los que optamos por esta opción sana por todos porque el superior coste de elaboración, producción y distribución acaba repercutiendo en el precio final. ¡Deberían pagar los que realmente ensucian el planeta y nos enferman a todos!

Hoy en día sabemos que una parte de las altísimas tasas de cáncer que se dan en nuestra sociedad tienen que ver con la utilización de herbicidas y pesticidas que llegan al consumidor a través de alimentos de todo tipo. Además, estas corporaciones tienen unos márgenes de negocio mucho más superiores que el pequeño y mediano productor y envasador de toda la cadena de los productos ecológicos.

Por otra parte, el precio de un kilo de alimento no nos dice nada relevante, todo depende de lo que contiene cada kilo. Por ejemplo, una manzana de 200 gramos puede abastecer entre un 3 y un 20% de nuestras necesidades diarias en vitamina C según la cantidad de agua y fertilizantes utilizados. Desde una visión general, el valor en elementos nutritivos – materia seca, vitaminas y oligoelementos – de las frutas y verduras ecológicas es altamente superior a las mismas obtenidas mediante la agricultura intensiva. Una manzana golden, cultivada con gran cantidad de fertilizantes, no aporta más de un 10% de materia seca, mientras que una cultivada ecológicamente puede contener hasta el 20%, es decir, dos veces más por kilo. Por lo tanto sería del todo normal pagar el doble por dichas manzanas, pues sería suficiente comer la mitad para conseguir el mismo valor nutritivo, sin contar además con un sabor incomparablemente superior ¡y la ausencia de tóxicos! La harina integral, por ejemplo, aporta un 25% más de proteínas que la blanca y de 2 a 3 veces más sales minerales y vitaminas.

Como consecuencia de todo ello, al cambiar de hábitos alimentarios, al mismo tiempo que mejoramos nuestra salud y la del planeta, también gastamos menos. Al adoptar otro modelo de alimentación más sano, natural y equilibrado reducimos los gastos del médico y la farmacia, pero también de la carnicería, charcutería y el colmado o el supermercado convencional.

Los cereales, las verduras, las frutas y las legumbres secas son la base de una alimentación sana, natural y completa. Estas cuatro categorías de alimentos han constituido la base de la alimentación humana durante miles de años. Son alimentos de bajo coste y bien equilibrados que pueden abastecer de todo lo que necesita el organismo humano. 150 gramos de cuscus, arroz integral, de mijo, de avena, centeno u otro cereal mezclados con 30 gramos de judías, guisantes, lentejas o garbanzos, contienen tanta cantidad de proteínas y mucho más de magnesio y oligoelementos que 150 gramos de carne y mucha menos cantidad de materia grasa saturada (aunque esto da pie a otro articulo) ¡Y el precio es de 4 a 5 veces menor!

Anuncios


Deja un comentario

CONSUMIR PRODUCTOS ECOLÓGICOS

Quisiera recordar las razones de porqué los productos ecológicos son una respuesta real y accesible a las actuales necesidades de calidad, seguridad, salud y respeto por el medio ambiente.

DESCUBRE “ LAS COSAS BUENAS” QUE HACES Y QUE COMES SI TE PASAS AL ECOLÓGICO

Que beneficios nos aporta el comer y consumir ecológico?

-Los productos procedentes de la agricultura ecológica son mejores para la salud porque no han sido producidos con sustancias químicas ni contienen aditivos sintéticos  muchos de los cuales son nocivos. Tampoco contienen  grasas trans ni ningún producto que haya sido manipulado genéticamente.

-Te aseguras que lo que consumes es realmente bueno y de calidad. Disfrutas de los auténticos sabores naturales y genuinos

-Colaboras en la no utilización de agroquímicos y demás productos que tanto en su fabricación, uso y descomposición, contaminan notablemente el medio ambiente. Con ello proteges la salud de tu familia y ayudas a proteger el equilibrio biológico de nuestro planeta para las generaciones futuras.

– Preservamos la vida rural tradicional, la salud y sostenibilidad de la tierra y sus ecosistemas y la salud de las personas que la trabajan. Que el agricultor tenga un trabajo más digno y justamente remunerado y que su trabajo solo dependa de el y no de las grandes empresas transnacionales explotadoras del campo y sus recursos.

– Preservamos la cultura de los pueblos y sus tradiciones. La biodiversidad de sus productos autóctonos y en la conservación y riqueza de las semillas de cada región y área  geográfica, en vez de potenciar cada vez más los híbridos y reducir notablemente la variedad biológica de nuestro entorno.

– Contribuyes al ahorro de energía i al reciclaje. La agricultura ecológica en general también supone una mejor gestión de los recursos energéticos por su menor utilización de maquinaria y su mejor gestión con el agua. También los productos elaborados utilizan embalajes reciclados y reciclables y si puede ser en menor cantidad. Algunos establecimientos ofrecen también la venta a granel

– Los productos ecológicos están regulados y certificados por una estricta normativa de calidad y control por parte del los distintos organismos autonómicos. Y distinguidos por una etiqueta AVAL que garantiza su calidad y autenticidad.

AQUELLO QUE ELEGIMOS HOY IMPULSA UN CAMBIO EN NUESTRO DESTINO

LO ECO ES LÓGICO !!!

Introduce poco a poco más cosas en tu dieta diaria y notaras la diferencia en tu salud y los tuyos!

– LAS FRUTAS Y VERDURAS se cultivan sin abonos químicos ni pesticidas y respetando los ciclos naturales y con todo su sabor y energía

– EL PAN sin conservantes ni aditivos y la bollería sin grasas trans. Y con toda su fibra y su sabor tradicional.

– LOS AZUCARES Y HARINAS sin blanqueantes ni conservantes nocivos. No refinados y integrales, con todos sus nutrientes.

– LOS CEREALES sin química en su crecimiento y manipulación y con toda su fibra y la fuerza vital de sus propios azucares compuestos, tan necesarios para nuestra salud.

– LA CARNE, HUEVOS Y LACTEOS sin antibióticos y hormonas. Libres y felices con sus ritmos naturales y sus vida sana y digna. Alimentados por productos ecológicos y no por maíz transgénico y piensos de dudosa calidad.

MAS SANOS, MAS SABROSOS Y MAS NUTRITIVOS !!!


Deja un comentario

Agricultura y alimentación ecológica

verduras del tiempo

La alimentación es una cadena que empieza en el suelo y termina en nuestra mesa. Si queremos alimentarnos correcta y sanamente, tenemos que tener en cuenta todos los eslabones de la cadena, que deben ser basados en el máximo respeto a las leyes ecológicas de la Naturaleza.  La agricultura es el primer eslabón. Con el fin de consumir alimentos sanos, es necesario practicar una agricultura biológica que tenga por objetivo la salud del suelo, de la planta, del animal y del ser humano, al contrario de lo que sucede en la agricultura intensiva actual que se basa en la productividad sin límites y en la obtención del máximo beneficio económico, pasando por encima de todo lo demás.

La agricultura biológica que se está desarrollando y perfeccionando a lo largo de estos últimos 50 años, en relación a la instalada utilización de productos procedentes de química  inorgánica y transgénica, excluye la total utilización de dichos productos ( fertilizantes, pesticidas y experimentación genética entre distintas especies).

Se basa en el profundo conocimiento del suelo y de sus  ciclos naturales y produce por tanto unos alimentos sanos, ricos en nutrientes y no contaminados.

Alimentarse con estos productos proporciona a nuestro cuerpo unos valores nutritivos muy elevados y además contribuye al equilibrio del medio ambiente a través de una agricultura limpia.

Es también un componente básico para la práctica de una nueva filosofía de vida y del consumo conciente, racional y responsable.