alimentación consciente y ecológica

el blog de Anna Piqué

Huevos ecológicos – Mayor seguridad, salud y sabor

7 comentarios

Los huevos ecológicos los producen gallinas ecológicas. Para que una gallina este dentro de los parámetros de la normativa ecológica, su producción debe de cumplir una seria de requisitos a la hora de su alimentación y vida en general:

DIETA ECOLÓGICA –  Esto quiere decir, restos orgánicos ecológicos o piensos derivados de cereales ecológicos. No de cereales derivados de producción industrial, llenos de agro-químicos y o trangénicos. O peor, con piensos de derivados de otros animales.

CRIADAS EN LIBERTAD – Con unos corrales suficientemente amplios , limpios y con espacio abierto y cerrado. Esta estipulado un mínimo de espacio para cada ejemplar para que puedan moverse según su libre albedrío y tener los comportamientos innatos y naturales que se merecen, puesto que se busca su bienestar.

00045344

RITMOS NATURALES DE DIA Y DE NOCHE – Disfrutan de la luz de día, el sol y la lluvia y los ciclos de 24 horas. No es lo mismo en las granjas de producción intensiva que pueden ser de 12 horas y con luz artificial, puesto que en algunos casos, ni siquiera ven la luz natural a lo largo de toda su vida. Los ritmos de luz y oscuridad son importantes para mantener su salud en optimas condiciones, puesto que con los ritmos cambiados o reducidos, a la larga merman su salud y sufren de caos hormonal.

TRATADAS CON METODOS NATURALES Y HOMEOPÁTICOS – Sin medicamentos, sin antibióticos que en demasiados casos, son tratadas por defecto. Sin hormonas de crecimiento y retención de líquidos que pueden producirnos un desarreglo importante para nuestra salud. Ausencia de sustancias tóxicas para alargar la frescor de los huevos y teñir el color de las yemas. Ni efectos indirectos como el caso de la contaminación de las dioxinas en los huevos y la carne de pollo que obligo a cerrar preventivamente 4700 granjas de pollos en Alemania y que también afecto a granjas porcinas, puesto que el problema se encontraba en los piensos de los animales. O que debido que en un mismo espacio se elaboran productos industriales y piensos para los animales, aparezcan dioxinas presentes en los aceites que han participado en la elaboración de dichos piensos y un largo etc. que todavía desconocemos debido al hacinamiento y trato a estos animales y su poca seguridad sanitaria y calidad de vida de las mismas.

Anuncios


Deja un comentario

PRECIO O VALOR

Mejor negocio… a largo plazo

Comer sano, natural y biológico es realmente más económico.Los medios de comunicación oficial y también muchos consumidores opinan que una alimentación sana a base de productos naturales y biológicos es un lujo reservado solamente a una pequeña minoría. Nada más lejos de la realidad: una alimentación ecológica es menos costosa que la alimentación actual del ciudadano medio.Como es sabido, los productos no son más caros o baratos en abstracto, sino que se miden por la relación calidad/precio. Es cierto que los productos no refinados procedentes de la agricultura ecológica son más caros que los de cultivo intensivo, pero eso es más aparente que real. Lo que nos ahorramos por una parte, luego nos lo gastamos con creces por otra (medicamentos e impuestos). Por otro lado los productos ecológicos encierran mucho más valor nutritivo que los de cultivo con fertilizantes y pesticidas.Hay que tener presente que los productos derivados de la agricultura intensiva no llevan cargado en el precio el coste ecológico y sanitario que ocasiona su producción y consumo, que en la actualidad es enorme. Estos costes, en cambio, los pagamos aparte a través de los impuestos públicos destinados a reducir el impacto medioambiental y también a través de los gastos médicos y farmacéuticos anuales con los que se enfrenta sanidad (en España son tremendos) como consecuencia de los crecientes problemas de salud derivados de la ingestión de productos alimenticios cada vez más tóxicos y deficientes.La economía global y sus productos convencionales no internalizan los costes ecológicos. Es decir, que los daños medioambientales y de salud pública que conlleva la utilización de plaguicidas, fertilizantes químicos, monocultivos industriales, antibióticos y hormonas en el ganado, condiciones de estabulacióninfrahumanas, aditivos y colorantes, etc… no los satisfacen los productores. Y por si esto no fuera suficiente, las administraciones protegen descaradamente con fondos públicos la agricultura intensiva. ¡Por cada euro que va a parar a la agricultura ecológica, la agricultura intensiva recibe 95! Y todo esto sin contar con los gastos de avales ecológicos que tiene de más y del coste superior de su producción.

En vez de pagar más impuestos los que contaminan más, tenemos que pagar los que optamos por esta opción sana por todos porque el superior coste de elaboración, producción y distribución acaba repercutiendo en el precio final. ¡Deberían pagar los que realmente ensucian el planeta y nos enferman a todos!

Hoy en día sabemos que una parte de las altísimas tasas de cáncer que se dan en nuestra sociedad tienen que ver con la utilización de herbicidas y pesticidas que llegan al consumidor a través de alimentos de todo tipo. Además, estas corporaciones tienen unos márgenes de negocio mucho más superiores que el pequeño y mediano productor y envasador de toda la cadena de los productos ecológicos.

Por otra parte, el precio de un kilo de alimento no nos dice nada relevante, todo depende de lo que contiene cada kilo. Por ejemplo, una manzana de 200 gramos puede abastecer entre un 3 y un 20% de nuestras necesidades diarias en vitamina C según la cantidad de agua y fertilizantes utilizados. Desde una visión general, el valor en elementos nutritivos – materia seca, vitaminas y oligoelementos – de las frutas y verduras ecológicas es altamente superior a las mismas obtenidas mediante la agricultura intensiva. Una manzana golden, cultivada con gran cantidad de fertilizantes, no aporta más de un 10% de materia seca, mientras que una cultivada ecológicamente puede contener hasta el 20%, es decir, dos veces más por kilo. Por lo tanto sería del todo normal pagar el doble por dichas manzanas, pues sería suficiente comer la mitad para conseguir el mismo valor nutritivo, sin contar además con un sabor incomparablemente superior ¡y la ausencia de tóxicos! La harina integral, por ejemplo, aporta un 25% más de proteínas que la blanca y de 2 a 3 veces más sales minerales y vitaminas.

Como consecuencia de todo ello, al cambiar de hábitos alimentarios, al mismo tiempo que mejoramos nuestra salud y la del planeta, también gastamos menos. Al adoptar otro modelo de alimentación más sano, natural y equilibrado reducimos los gastos del médico y la farmacia, pero también de la carnicería, charcutería y el colmado o el supermercado convencional.

Los cereales, las verduras, las frutas y las legumbres secas son la base de una alimentación sana, natural y completa. Estas cuatro categorías de alimentos han constituido la base de la alimentación humana durante miles de años. Son alimentos de bajo coste y bien equilibrados que pueden abastecer de todo lo que necesita el organismo humano. 150 gramos de cuscus, arroz integral, de mijo, de avena, centeno u otro cereal mezclados con 30 gramos de judías, guisantes, lentejas o garbanzos, contienen tanta cantidad de proteínas y mucho más de magnesio y oligoelementos que 150 gramos de carne y mucha menos cantidad de materia grasa saturada (aunque esto da pie a otro articulo) ¡Y el precio es de 4 a 5 veces menor!


Deja un comentario

Conoce los nutrientes que componen los alimentos

Un sintético resumen de los nutrientes de los que están formados todos los alimentos.

Alimentarse bien es básico para nuestra salud. Pero que es alimentarse, es lo mismo que nutrirse?
Los alimentos además de saciar nuestro apetito y de darnos placer cumplen la función de proporcionar al organismo las sustancias que se necesitan para su funcionamiento optimo

La alimentación es un acto consciente y voluntario, podemos elegir lo que comemos, como lo cocinamos y en que circunstancias nos lo comemos. Pero el proceso de la alimentación esta influido por el entorno cultural, social y familiar y sobretodo por la conciencia que le pongamos a este acto y a la elección de los alimentos. La nutrición en cambio es el proceso que sigue a la alimentación en el que no influye tanto nuestra voluntad sino la digestión, asimilación y transformación y utilización de los nutrientes obtenidos en la alimentación. No obstante, la nutrición es consecuencia de la alimentación, es más una buena nutrición es consecuencia de una buena alimentación. Por eso es tan importante que escojamos la mejor calidad, que solo nos proporcionan los alimentos variados, de temporada, de proximidad y sobretodo completos y ecológicos.

MACRONUTRIENTES: hidratos de carbono, proteínas y grasas

MICRONUTRIENTES : vitaminas y minerales

Los alimentos se clasifican según la función que desempeñan tras su ingestión y que depende de los nutrientes que contengan.

 

NUTRIENTES ENERGÉTICOS
Proporcionan energía al cuerpo para realizar sus funciones vitales y la actividad física de cada día.

HIDRATOS DE CARBONO
Proporcionan energía asimilable para el organismo. Son la fuente de energía más económica e indispensable para nuestra contracción muscular y el sistema nervioso. Deberían constituir el aporte del 50/60 % de la energía injerida diariamente. Se diferencian en: Los hidratos de carbono de absorción lenta y también llamados hidratos complejos (glucógeno, almidón, celulosa..) que se encuentran en alimentos tales como los cereales: en granos; el arroz, trigo, cebada, avena, centeno..etc y también en la pasta, pan y horneados varios, en las patatas y otros tubérculos, en las legumbres..etc. Los hidratos de carbono de absorción rápida o simples (glucosa, sacarosa. fructosa..), que son todos los azucares y endulzantes como el azúcar, la miel, los dulces y también las frutas.

GRASAS
Proporciona grandes cantidades de energía al organismo. Fuente de energía concentrada y vehículo de vitaminas liposolubles. También aportan ácidos grasos esenciales y hormonas. Deben aportar un 30% del volumen calórico total.Se encuentran tanto en alimentos de origen animal ; carnes grasas, embutidos, mantequilla, nata.. etc. que son las denominadas grasas saturadas y de origen vegetal como aceites, semillas, frutos secos que son las in-saturadas, compuestas de los citados ácidos grasos.
NUTRIENTES PLÁSTICOS
Proporcionan la materia necesaria para construir las estructuras del organismo.
PROTEÍNAS
Proporcionan poca energía y más difícil de aprovechar. Forman las estructuras del organismo y renuevan y reparan los tejidos. Además, su función es inmunitaria, bio-reguladora y de control genético. Del 10 al 15% de aportación diaria.
Se encuentran en mayor proporción en carnes de animales como pollo, ternera, cerdo y cordero.. etc. y en el pescado, los huevos, los lácteos y las legumbres.
MINERALES
Forman las estructuras del organismo y participan en diferentes reacciones químicas esenciales para su buen funcionamiento. Se encuentran en todas las verduras y frutas, algas y también en los cereales, la carne y el pescado y al igual que las vit. en la mayoría de los alimentos.

NUTRIENTES REGULADORES
Regulan y facilitan reacciones químicas del organismo que son esenciales para una buena salud.

VITAMINAS, SALES MINERALES 

Presentes en grandes cantidades en frutas y verduras, en germinados, frutos secos..etc. En una dieta variada y ecológica se aporte esta asegurado. Son alimentos que se absorben mejor sus propiedades esenciales si se consumen crudos.


NUTRIENTES MIXTOS
Son los que comparten características de los anteriores. Son los frutos secos, legumbres y féculas.
Cada nutriente cumple una función especifica por lo que la falta de alguno de ellos puede llegar a comportar serios problemas de salud porque el organismo requiere de todos ellos para seguir funcionando con normalidad. De todos modos, en cada alimento que he citado hay otros nutrientes que los principales a los que se atribuye, es decir, que por ejemplo en los frutos secos además de aceites, también hay proteínas, vitaminas y minerales. En los cereales, ademas de hidratos de carbono o carbohidratos sus componentes son pequeñas proporciones de proteínas y aceites así como muchos minerales y vitaminas. En el pescado, también hay minerales (aunque aconsejo una injesta moderada por los tóxicos que contiene) Son los llamados nutrientes mixtos.
FIBRA No debemos olvidar la fibra, esta no es un nutriente pero representa funciones importantes para el organismo: beneficiosa en la regulación intestinal y otros efectos favorables. Se encuentra en todos los vegetales.
AGUA Aunque no esta considerada propiamente un nutriente, sí participa en múltiples funciones diarias, así como en la lubricación y eliminación. Debemos beber de 1 a 1,5 L. al día.


Deja un comentario

dieta mediterranea

La dieta mediterránea tradicional, se basa en el consumo de aceite de oliva, cereales (fundamentalmente trigo), pescados, legumbres, frutas, hortalizas y en menor cuantía productos cárnicos y lácteos. Esto la convierte, según los últimos estudios en nutrición, en un modelo de dieta equilibrada y saludable. A nivel nutricional (teórico) tiene unas implicaciones importantes para nuestra salud y sería una buena base pero con precauciones hacia la toxicidad de algunos alimentos hoy en día.

Pero también en estos tiempos de globalización y cuántica, han salido otras tendencias, incluso más sanas y que podríamos considerar “como la dieta ideal”. Me refiero a la incorporación de la dieta oriental y especialmente japonesa y también a los estudios recientes de qué se asimila mejor a lo largo del día y cuales serían los grupos de alimentos que deberíamos tomar con relación a las comidas y los horarios en función de los ritmos fisiológicos de nuestro cuerpo. 
La tendencia a potenciar al máximo la comida vegetariana o vegana y cruda, también llamada ROW FOOD es altamente recomendable si esta opción esta a nuestro alcance y apostamos por una alimentación totalmente consciente y sana. Os hablaré de todo ello en próximas entradas. Los hábitos alimentarios son un componente mas de los estilos de vida de una persona, sobre los que recae una parte importante de nuestra salud, pero existen otros muchos aspectos a considerar: el mantenimiento de un peso saludable; la práctica habitual de ejercicio físico; evitar el estrés y considerar la exposición a un medio ambiente limpio (tabaco, radiaciones, productos químicos en el ambiente, etc).
No debemos olvidar que las poblaciones de las cuales se modeliza el patrón de Dieta Mediterránea, como la isla griega de Creta, tenía otros hábitos de vida que influían en su estado de salud. Los cretenses ademas de tomar mucha verdura, frutos secos, aceite de oliva y pescado (no contaminado), comían de forma moderada, llevaban una vida más bastante tranquila, en comunión con la naturaleza y utilizaban más su cuerpo en las funciones diarias, amén de caminar muchos kilómetros al día.

Dieta mediterránea


Deja un comentario

Una dieta equilibrada

Una dieta equilibrada podría ser sinónimo de una buena alimentación. Pero comer bien no es comer mucho, ni limitar las calorias al máximo, ni eliminar determinados alimentos de la dieta (la dieta proteica), ni abusar del consumo de vegetales sin ningún consumo proteico…etc
Comer bien es consumir en cantidad y variedad los alimentos suficientes para desarrollarnos normalmente, pero al mismo tiempo que no nos aporten toxinas y sean fáciles de asimilar.
Nuestra alimentación debe estar de acuerdo con la edad, el sexo, el trabajo que realicemos y el lugar donde vivimos. Lo ideal sería hacer 5 comidas al día, pues mantendríamos mejor el aporte de azucar en sangre y nuestras comidas principales serían más moderadas, sobretodo la cena. Es muy importante cenar poco y lo más pronto posible.

Al hablar de CANTIDAD surgen preguntas ¿cuanto pan debo comer? Cuantos huevos, leche o pescado?… No se pueden dar recomendaciones rígidas ni generales pero si datos orientativos de consumo y frecuencia deseables.La regla de oro sería: consumir a diario 1 y 2 alimentos de cada uno de los grupos alimentarios.Y como eslogan: “Comer de todo, casi nada”, (lo sano, claro, y yo aquí haría una excepción con las carnes rojas y embutidos).Las cocciones deberían ser sencillas: preparar los platos al vapor, hervido, a la plancha y al horno. Dejando para un consumo ocasional las frituras, rebozados, los guisos y las cocciones más condimentadas y ricas en grasa. Así como , intentar comer la máxima proporción de comida cruda, sobretodo en verano o en una o dos piezas de fruta en el segundo desayuno o merienda.

Y sobretodo que sea la mayor parte eco – es lógico –


Deja un comentario

¿Cuál es la situación actual de los transgénicos en España?

Interesantísima entrevista de Buenas Terapias a la PALT (Plataforma Andalucía Libre de Transgénicos) sobre el cultivo y consumo de transgénicos en estos momentos en España.

BT: ¿Qué es un alimento transgénico?

PALT: Los transgénicos u organismos modificados genéticamente (OGM) son seres vivos que se obtienen mediante ingeniería genética. Son pues un producto vivo de laboratorio. Esta tecnología salta las barreras entre especies y crea seres vivos que no podrían obtenerse con las técnicas tradicionales de mejora genética. Es, por tanto, una tecnología esencialmente novedosa, desarrollada en laboratorios biotecnológicos de empresas transnacionales y centros de investigación adscritos a países ricos.

BT: ¿Qué tipo de alimentos han sido o están siendo modificados genéticamente en el mundo?

PALT: La práctica totalidad de la superficie sembrada con transgénicos en el mundo está ocupada por cuatro cultivos, en su mayor parte destinados a la producción de piensos compuestos para la ganadería intensiva y otros usos industriales: soja, maíz, algodón y colza.

Los cultivos estrella son aquellos que tienen incorporada la resistencia a un herbicida, seguidos de las variedades insecticidas Bt y de las variedades con ambas características.

Syringe needles pushed into tomatoes

El primer alimento disponible para el consumo producido por ingeniería genética fue el tomate “Flavr Svr”.

Este tomate había sido modificado para que resistiera más tiempo después de madurar        

BT: ¿Cuándo, dónde y por qué comenzó a experimentarse con ellos? 

PALT: En 1986, Monsanto, empresa multinacional dedicada a la biotecnología, crea la primera planta genéticamente modificada. Se trataba de una planta de tabaco a la que se añadió a su genoma un gen de resistencia para el antibiótico Kanamicina. Finalmente, en 1994 se aprueba la comercialización del primer alimento modificado genéticamente, los tomates Flavr Savr, creados Calgene, una empresa biotecnológica. A éstos se les introdujo un gen antisentido con respecto al gen normal de la poligalacturonasa, enzima que induce a la maduración del tomate, de manera que éste aguantaría más tiempo maduro y tendría una mayor resistencia.Pero pocos años después, en 1996, este producto tuvo que ser retirado del mercado de productos frescos al presentar consecuencias imprevistas como una piel blanda, un sabor extraño y cambios en su composición. Aun así, estos tomates se usan para la producción de tomates elaborados.

BT: ¿Que países lideran el ranking de superficie sembrada de transgénicos?

PALT: La superficie mundial de cultivos biotecnológicos alcanzó las 160 millones de hectáreas en 2011, lo que supone un incremento del 8 por ciento respecto al año anterior con 12 millones de hectáreas más sembradas. Los diez países con más de 1 millón de hectáreas cultivadas, fueron: Estados Unidos (69 millones de hectáreas), Brasil (30,3 millones de hectáreas), Argentina (23,7 millones de hectáreas), India(10,6 millones de hectáreas), Canadá (10,4 millones de hectáreas), China (3,9 millones de hectáreas),Paraguay (2,8 millones de hectáreas), Pakistán (2,6 millones de hectáreas), Sudáfrica (2,3 millones de hectáreas), y Uruguay (1,3 millones de hectáreas).

imagen: laaldeaglobal.com

En el caso de España, y según datos publicados por el MAGRAMA, los datos estimados de la superficie de Maíz MON810 de 2012 han ascendido a 116.306 hectáreas, suponiendo un incremento de 18.980,88 hectáreas respecto al año anterior, lo que representa el 30% del total de maíz sembrado en España.

En el caso de Andalucía el tema es aún más preocupante ya que la superficie se ha incrementado un 100% (5.244,09 en 2011 ha pasado a 10.361,76 en 2012), aunque según lo anunciado por la propia PALT en el mes de abril los datos aportados por el MAGRAMA difieren bastante de la realidad.
BT: ¿Significa esto que esos países se convierten en los primeros consumidores de los mismos o más bien se dedican a exportar dichos alimentos?

PALT: Se da la paradoja de que la mayoría de los alimentos transgénicos cultivados, sobre todo en Latinoamérica y África, son exportados con el fin de alimentar el ganado y los coches de países desarrollados, beneficiando a unas pocas empresas agroexportadoras y sin producir ningún beneficio económico para las personas que habitan en estos países productores.

BT: ¿Qué países tienen prohibida la siembra y el consumo de transgénicos?

PALT: En el caso de Europa, Francia, Austria, Polonia y hasta 8 países, han prohibido el cultivo del maíz transgénico MON810 de Monsanto hasta conocer los estudios encargados por la Comisión Europea, con el argumento de “proteger el medio ambiente”.

BT: ¿Cuál es el mapa de los transgénicos en España?

PALT: El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) ha publicado los datos estimados de la superficie de Maíz MON810 del 2012 y es de 116.306 hectáreas, esto supone un incremento de 18.980,88 hectáreas respecto al año anterior, lo que representa el 30% del total de maíz grano sembrado en el país según los datos del MAGRAMA.

Aragón es la Comunidad Autónoma con mayor superficie sembrada de maíz Bt con 41.669,39 hectáreas, (301,39 más que en 2011) Le siguen Cataluña y Extremadura con 33.530,86 y 15.951,53 hectáreas, respectivamente, con un aumento de 3.898,85 y 5.384,70 hectáreas cada una.
Murcia ha entrado este año en el cultivo de OGM con 3.53 ha. El incremento de la superficie en Andalucía es del 100% ( 5.244,09 en 2011 ha pasado a 10.361,76 en 2012) Castilla y León ha reducido su superficie con 2.36 ha menos respecto al 2011 y Aragón y Madrid no aumenta significativamente su superficie. La Rioja no aparece en esta estimación y el año pasado tenía 20.59 hectáreas.

BT: ¿Puede una comunidad autónoma negarse a sembrarlos y/o venderlos?

PALT: Sólo los cultivos experimentales NO los comerciales.

En el caso de Andalucía existe el Comité Andaluz de Control de Organismos Modificados Genéticamente (OMG), órgano colegiado, adscrito a la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, que es el máximo responsable en la comunidad autónoma para la autorización y control de actividades relacionadas con los transgénicos.

BT: El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, declaró hace unos meses que los cultivos de organismos genéticamente modificados son “fundamentales” para la seguridad alimentaria… ¿Qué pensáis vosotros?

PALT: Pensamos que tanto el gobierno central como la Junta de Andalucía tienen que manifestar qué política real y concisa van a tener frente a los transgénicos y garantizar el derecho a la información de personas consumidoras y productoras respecto a la situación real de la agricultura y alimentación transgénica en Andalucía

En el caso de Andalucía las propuestas deberán ir encaminadas a la garantía de una agricultura, ganadería, transformación, distribución y consumo de alimentos libres de transgénicos en Andalucía, la “tolerancia cero” a la contaminación genética en todas las actividades y todos los productos agroalimentarios, el derecho al libre uso y conservación de la biodiversidad agrícola por parte de la población agraria y el derecho a ejercer nuestra soberanía alimentaria.

Y aún más si tenemos en cuenta que ni los consumidores quieren transgénicos en sus platos (según el último Eurobarómetro de 2010 el 65% de los españoles no apoya el cultivo de transgénicos) ni los agricultores andaluces los quieren, quedando reflejado en el uso ínfimo del maíz transgénico durante 2010 y 2011.

BT: Pilar Carbonero, académica de ingeniería y experta en genómica de plantas, considera que “la agricultura orgánica no es mejor que la transgénica” y añade que “la agricultura orgánica es un capricho de ricos”… 

PALT: Los transgénicos, son absolutamente incompatibles con la producción ecológica, por contradecir sus principios, por ser innecesarios, esconder grandes riesgos y ser rechazados por los consumidores.

El uso de transgénicos es absolutamente incoherente con los principios y objetivos en la producción ecológica, que implican la renuncia al uso herbicidas (que sí requieren en su mayoría los transgénicos), y se esfuerza en conseguir ciclos cerrados de nutrientes, usar variedades adaptadas tradicionales seleccionadas resistentes, refuerzan la capacidad de autorregulación del sistema productivo y el fomento de la biodiversidad. Además están prohibidos en la agricultura ecológica a través de reglamentos europeos.

BT: ¿Qué está haciendo Monsanto en nuestro país? ¿Quién/es lo apoyan? 

PALT: Tanto en España como en el resto del mundo el control de las semillas es un objetivo claro de las transnacionales, porque quien las controla, tiene la llave de toda la cadena alimentaria.

Las semillas transgénicas son el paradigma de este control corporativo, ya que además de la fuerte concentración de mercado, también están patentadas, lo que vuelve ilegal el derecho ancestral de los campesinos y campesinas a guardar semillas y volverlas a plantar en la próxima cosecha.

BT: ¿Hay otras empresas poderosas a nivel internacional que estén operando en la misma línea que Monsanto?

PALT: Hoy por hoy son seis empresas las que controlan el negocio de las semillas transgénicas: Monsanto, Dupont, Syngenta, Bayer, Dow, Basf. Son también las seis mayores en el mercado mundial de agrotóxicos.

BT: ¿Aparecen en las etiquetas de los alimentos que se venden en España si son transgénicos para que los usuarios sepan lo que están comprando? En caso negativo, ¿por qué?

Actualmente las normativas europea y española obligan a que se etiquete la presencia de transgénicos en un alimento si éstos suponen más de un 0.9 % de su composición. El gran problema de falta de información lo encontramos en los alimentos de origen animal, ya que la normativa no obliga a que la carne o leche de una vaca alimentada con transgénicos, por ejemplo, deba hacerlo constar en su etiquetado, y por desgracia es altísimo el porcentaje de animales que se alimentan con piensos que tienen transgénicos es su composición, por tanto nos estamos alimentando con transgénicos sin estar informados de ello.

BT: Polonia es el primer país que ha reconocido formalmente la relación entre el maíz modificado genéticamente de Monsanto y el Trastorno del Colapso de las Colonias (CCD), que está causando efectos devastadores en las abejas en todo el mundo. ¿Qué esta ocurriendo con las abejas en España? 

PALT: Actualmente los apicultores españoles están sufriendo las consecuencias de la dispersión masiva e incontrolada de material genéticamente modificado en nuestro país, encontrándose restos de transgénicos en las mieles, lo que conlleva el rechazo de una gran parte de los consumidores europeos a las mieles españolas.

BT: Ya hay mieles uruguayas que no van a ser vendidas en Europa por tener polen transgénico. ¿No hay una doble moral en Europa que por un lado le dice sí a la plantación de transgénicos en nuestros suelos y no a que se consuma la miel uruguaya en un determinado país? 

PALT: Totalmente de acuerdo, por eso desde la Plataforma Andalucía Libre de Transgénicosreivindicamos al gobierno andaluz que se prohíba tanto el cultivo como la comercialización de transgénicos en nuestra Comunidad Autónoma, de manera que no encontremos transgénicos ni en nuestros campos ni en nuestros platos.

BT: Hay productos modificados como el arroz dorado con provitamina A que, según hemos leído, pueden evitar la ceguera de miles de niños en el Tercer Mundo. El trigo enano conseguido por Borlaug fue otro hallazgo considerado crucial contra las hambrunas. ¿No son quizá estos casos concretos una razón para permitir determinadas modificaciones y otras no?

PALT: No existen en la actualidad suficientes evidencias científicas que nos aseguren los efectos a largo plazo del consumo de alimentos transgénicos, de su liberación al medio ambiente o de su uso con fines terapéuticos, lo que debería ser suficiente, por el principio de precaución, para prohibir el uso de los mismos. Si a esto unimos los graves efectos sociales y medioambientales que ya se están produciendo, así como las aparición de alergias y resistencias a muchas plagas, nos encontramos con argumentos suficientes para manifestar un no rotundo a los organismos genéticamente modificados.

BT: ¿Nos recomendarías algunos libros o documentales para profundizar más en el tema?

Documentales

“El futuro de la comida” – Youtube
“La guerra de los cultivos transgénicos” – Youtube
“Alimentos transgénicos, lo que está en juego” – Ecologistas en Acción TV
“El mundo según Monsanto” – Ecologistas en Acción TV
“Tranxenia” – Ecologistas en Acción TV
“Hambre de soja” – Ecologistas en Acción TV
“Quiero ser tortilla” – Ecologistas en Acción TV

Documentos

“Cultivos y alimentos transgénicos. Una guía crítica”. J. Riegmann. La Catarata, 2000.
“El mundo según Monsanto. Marie-Monique Robin”. Península, 2008.
“La amenaza biológica”. Gian Carlo Delgado. Plaza y Janés, 2002.


1 comentario

Los transgénicos no son la solución al hambre mundial

La bióloga y directora de Fundación Sociedades Sustentables (FSS), María Isabel Manzur, se refirió al alcance que tienen los OGMs y sus discutidos efectos en la salud de las personas, así como también la realidad a nivel nacional; apelando a la importancia de una adecuada información por parte del consumidor, como el necesario establecimiento de un correcto etiquetado.

Si alguien se ha dedicado al tema de los transgénicos en Chile, esa persona es María Isabel Manzur. Ella es Bachiller y Licenciada en Ciencias Biológicas de la Universidad Católica y Doctora en Zoología de la Universidad de Liverpool, Inglaterra; además de coordinadora de programas de la Fundación Sociedades Sustentables; experta en Biodiversidad y Organismos Transgénicos y Recursos Genéticos.  Es por esto que en esta ocasión conversamos con ella sobre los organismos genéticamente modificados y sus alcances tanto para elmedioambiente, como para la salud de las personas, así como también todo aquello que aún falta por hacer desde el punto de vista regulatorio y de información.

Para esta conversación María Isabel nos recibe en su oficina en el Instituto del Medio Ambiente (IDMA) e inicia el diálogo explicando qué son los Alimentos Transgénicos y sus posibles efectos en la salud de las personas: “Los transgénicos son organismos genéticamente modificados desde sus inicios, a través de una modificación genética de su ADN. Eso significa que son distintos a los alimentos convencionales. Un alimento transgénico o modificado genéticamente tiene otras propiedades nutritivas que los convencionales, además de  estar siendo rociados con muchos herbicidas. Algunos de los transgénicos están diseñados para resistir los tóxicos y no mueran ellos, sino la maleza; llegando a tener  4 ó 5 veces más de agroquímicos que un cultivo común y corriente convencional”.

¿Cuáles son los impactos para la salud?

Por diseño, los transgénicos tienen genes adicionados de otras especies, lo que los hace distintos a los comunes. Y eso no se informa. Esto puede generar proteínas diferentes que pueden ser alergénicas. Eso se ha demostrado en arvejas mezcladas con porotos y en maíces también.

En segundo lugar, están rociados con muchos químicos que pueden tener un impacto negativo en la salud. De hecho, la soya transgénica está rociada 4 a 5 veces más que la soya convencional. Por lo tanto, cuando uno come un poroto de soya transgénico, está ingiriendo también herbicidas. Entre ellos, el glifosato que tiene daños comprobados por estudios científicos a la salud humana; en el ADN, en las hormonas reproductivas de las personas, mata las células humanas, causa cáncer, entre otros.

¿Cuáles serían los daños al medio ambiente?

Si tenemos un maíz que está liberado en el  medioambiente, ese maíz emite polen que contamina a otros maíces convencionales. El polen fertiliza a la flor de un maíz convencional y produce granos transgénicos. Y esto ocurre para todos los vegetales.

Si una persona come este maíz, puede darle alergia, porque estamos comiendo toxinas. El grano del maíz tiene pesticida incorporado, por eso los transgénicos están causando efectos tóxicos. Si alimentas con maíz transgénico a ratitas, con papas o soya transgénica, las ratitas empiezan a dañarse el hígado y los riñones, que son los órganos detoxificadores. Las ratitas empiezan a morir, viven menos, empiezan a presentar un sistema inmunológico deprimido. Hay muchos estudios. Ese es el problema, sí, en las ratitas; pero los seres humanos son distintos. Tenemos que hacer estudios en los seres humanos entonces, porque no los hemos hecho. Mientras tanto, etiquetemos los OGM. Todo el mundo tiene derecho al etiquetado.

A su juicio ¿es necesario establecer un correcto etiquetado entonces?

Hagamos estudios primero y etiquetémoslos. Porque si yo veo que la ratita se está muriendo, yo no voy a
querer comer transgénicos. Entonces, porqué no me dan el derecho a escoger. Si es mucha la controversia, yo examinaría la evidencia y luego establecería los mecanismos para después poder decidir. Las personas debieran contar con la suficiente información, como para poder elegir. Eso está establecido en la ley del consumidor, el derecho a tener una información veraz y oportuna de los productos que estoy consumiendo.

 ¿Producimos en Chile alimentos transgénicos, qué es lo que estamos produciendo?

Alimentos transgénicos, no. Si semillas para exportación. Nosotros importamos las semillas transgénicas, las multiplicamos en el país y luego exportamos estas semillas. Por ley no comemos lo que estamos produciendo.

¿De dónde comemos alimentos transgénicos entonces?

De aquellos países que están exportado, como Argentina y Estados Unidos. Cien por ciento de la soya argentina es transgénica75 por ciento del maíz o más, también. Los alimentos transgénicos que estamos comiendo en nuestro país son aquellos importados y de los cuales se elaboran  alimentos manufacturados; como leche, carne y aceite de soya; harina y aceite de maíz, aceite de canola o de raps, cornflakes, todo aquello que tenga soya, maíz, raps o canola. Como estos alimentos no están etiquetados, existe una gran probabilidad que sean transgénicos. Como no están etiquetados, nadie ha dicho qué son. Pero uno ya sabe de donde vienen, la referencia, entonces pueden contener transgénicos.

¿Debiéramos preocuparnos entonces del origen de los alimentos que comemos?

Pero no te lo van a decir. Si tu tienes un aceite, no vas a leer en la etiqueta aceite de maíz elaborado con maíz de Argentina, eso no lo va a decir. Va a decir elaborado en Chile, pero ¿de dónde sacan el maíz? No se sabe. Entonces, si es de maíz chileno, probablemente no es transgénico, porque no estamos consumiendo lo que producimos. Pero si es de Argentina o Estados  Unidos, si. Entonces, no sabemos. Lo que sí sabemos es que todo aquello derivado del maíz, soya, raps o canola, pueden tener transgénicos, con alta probabilidad. De hecho, el Servicio Nacional del Consumidor, en 2001, fue a los supermercados y de 40 productos que sacó y que contenían soya o lecitina de soya, 22 de ellos contenían transgénicos, en hamburguesas, vienesas, galletas. Y hay otras listas también. Esto demuestra que en Chile se está comiendo transgénicos, por revista del Sernac, no de nosotros. Significa que se está importando soya transgénica y se están elaborando alimentos industrializados a partir de ellos.

¿Qué puede hacer una persona que no quiere comer transgénicos entonces?

Se va a ir a la feria y ahí va a encontrara choclos (mazorcas). ¿Son transgénicos esos choclos? Por ley no. No podemos comer lo que producimos, pero por contaminación, podría.

¿Cómo se explica eso?

Fuimos en 2008 a la Sexta Región, que es la segunda región con más liberación de transgénicos en Chile. Siembran transgénicos en el campo. Y ellos tienen mucha superficie de transgénicos. Fuimos  y medimos en predios con maíz convencional, sacamos treinta muestras y de esas, cuatro contenían transgénicos que venían de las semilleras transgénicas de los alrededores. Esa fue la proporción que obtuvimos; cuatro de treinta, que corresponde al 13,3 por ciento. Podría decirse, sin certeza tampoco, a partir de este único estudio que hay, que 13 por ciento de los choclos en el mercado podrían ser transgénicos.

Greenpeace también fue en 2005 y midió. Fueron a comprar semillas de maíz convencional, listo para sembrar. Las examinaron y tenían contenido transgénico. Había granos transgénicos. Qué significa, que un señor va a sembrar un predio de maíz convencional y hay maíz que es transgénico, porque la semilla era transgénica. Van a emitir polen y van a contaminar también los choclos, porque los choclos no son examinados por el Servicio Agrícola y Ganadero, porque los maíces transgénicos, soyas, canolas y raps, pasan por el SAG que les impone medidas de bioseguridad; deben tener ciertas distancias, mallas, alguna cosa que permita disminuir la posibilidad de contaminación y que en la práctica no la disminuye. El SAG sabe de eso, tienen medidas, pero eso no entrega ninguna seguridad.

¿Están demostrados los daños que producen los OGM en la salud de las personas?

En ratas. Hay tres estudios en seres humanos que yo conozco. Uno es de una persona que se dedicó a comer soya transgénica mezclada con nuez . A esta  persona le dio alergia la nuez. Pueden causar alergias si están mezcladas con alimentos que causan alergias. En Filipinas e India, gente que vivía cerca de maíces transgénicos, que emitían polen transgénico, venenoso, sufrieron de una alergia feroz, por sólo respirar el polen transgénico, con toxinas. En tercer lugar, hay un estudio de mujeres embarazadas a las que se les hizo examen de sangre y ellas contenían en su sangre proteína proveniente de la toxina de los maíces transgénicos, que causa la muerte de los insectos. Ellas tenían esa toxina en su flujo sanguíneo y se la pasaban a sus fetos. No detoxificamos suficientemente. Era la toxina del Bt. Hay un estudio reciente de Seralini que ha sido cuestionado por todo el mundo, pero él le dio maíz con herbicida a las ratitas y ellas generaron grandes tumores.

¿Por qué se cuestionó ese estudio?

Lo hacen siempre. Cuando aparece un estudio que a alguien no le conviene, lo mandan a examinar por múltiples aspectos; que la metodología no está bien, que no son válidos los resultados y así están cuestionando al doctor Seralini y a todos los científicos que producen información contraria a los transgénicos, a los intereses de las compañías biotecnológicas. Cuestionan sus estudios, hay pocos estudios independientes.

¿Ya no hay vuelta atrás con los transgénicos?

Vuelta atrás hay si se limpiaran los predios después de contaminarse, habría que hacer una limpieza general en los países y empezar con semillas conocidas no transgénicas.

¿Los fuertes intereses económicos hacen que esto sea tan difícil de lograr?

Exactamente, intereses económicos de millones de dólares, en venta de semillas y de granos que están impidiendo que pare, a pesar de todas las evidencias.

¿Cuál es la situación en Europa?

Ellos no quieren transgénicos. Los transgénicos son parte de la comida chatarra (basura), porque tiene muchos químicos, ingredientes modificados genéticamente.

¿Podrían tener algún beneficio?

Sería bueno referirnos a por qué existen cultivos transgénicos en el mundo y por qué se han expandido. Hay 160 millones de hectáreas  de estos cultivos en el mundo al 2011, distribuidas mayoritariamente en; Estados Unidos, Canadá, Argentina, India, Brasil.

Este es un sistema que profundiza la revolución verde, que vino el año 50 a decirle a los agricultores que su sistema agrícola estaba malo y que para producir más tenían que usar maquinaria agrícola, tenían que pagar, usar semillas híbridas, aplicar pesticidas y fertilizantes químicos. Es decir la modernidad al campo. La semilla híbrida, el riego y los químicos ayudaron de alguna manera a aumentar los rendimientos. Ahora, ya no se puede cultivar más. Los cultivos no pueden rendir más de lo que rinden. Pero por qué esto se profundiza con este sistema. Porque agricultores de países que tienen mucha superficie agrícola como Brasil, Argentina, Estados Unidos y que pierden la mirada con la soya transgénica, a ellos les conviene este modelito aunque pagan más por las semillas y los químicos, porque pueden sembrar la soya en siembra directa con máquina, combate las malezas con químicos aéreos y cosechan con máquina. Está todo industrializado. De alguna manera, esto ellos lo ven conveniente, porque ahorran mano de obra, todo es químico y con máquina. Pero todo esto tiene consecuencias. Es más fácil producir para ellos, entre comillas, porque  el maíz transgénico resistente a plagas también, tiene pesticida incorporado, pero anda a comerlo tú.

¿Pero ellos no se están enfermando más?

No lo sé, no tenemos datos. No hay información. No hay estudios de población que no come transgénicos versus los que sí. Hemos venido comiendo transgénicos de los años 90 en adelante y nadie se ha muerto, pero qué pasa con las alergias, con los cáncer, nadie sabe las causas de las enfermedades crónicas que estamos sufriendo ahora. Yo no te puedo decir que todo el cáncer que hay ahora es por los transgénicos, no tengo datos, porque no tengo estudios. Nadie me ha separado la población que está comiendo transgénicos y la que no, para poder comparar. Tenemos el experimento de las ratitas por 90 días y el estudio de Seralini por dos años, el máximo estudio de largo plazo, por dos años.

¿En qué está Chile respecto de los transgénicos? ¿En qué está la legislación? ¿Cómo se puede proteger el consumidor?

En Chile se han liberado transgénicos desde el año 92. Tenemos tres cultivos para semillas de exportación que son maíz, soya y raps, que son los cultivos a nivel mundial. Nosotros lo que producimos no lo comemos, exportamos las semillas y hacemos pruebas de campo, de diversos cultivos, para modificaciones genéticas muy extrañas, que no están aprobadas en otros países; vienen a probar acá, por ejemplo arroz, con sustancias antibióticas. En vez de darle antibiótico a un niño, le dan arroz, pero y la contaminaciónestá al aire libre. Por eso los productores de arroz en Estados Unidos protestaron al máximo, porque ellos no querían vender arroz con sustancias antibióticas. La idea es regia, pero pónganla en invernadero.

¿En qué consiste la regulación existente en Chile?

Es una resolución del SAG (Servicio Agrícola y Ganadero), no es una ley, que los autoriza. Y esa resolución obviamente no vigila que no tengan impacto en otros cultivos. No vigila que los agricultores cercanos sepan que tienen cultivos transgénicos al lado, no protegen a las abejas, que hemos tenido contaminación de la miel con polen transgénico, no da información veraz sobre qué compañías tenemos. La única información que da  es la superficie, el cultivo y la región. Eso es todo lo que tenemos. Ahora tienen que dar la información por ley, pero hay que pedirla, no es pública. Hay poca información y lo que tenemos es una resolución, no una ley. Lo que tenemos ahora es la ley de bases del medio ambiente. Nos movimos con los senadores para que pusieran una indicación en la ley de bases, el artículo 10 R para que exijan estudios deimpacto ambiental a la liberación de transgénicos. Fue adoptada en la ley de bases del medio ambiente y se permite declarar zonas libres.  Entonces ahora los transgénicos van a tener que hacer un estudio de impacto ambiental conforme al reglamento de la ley de bases que todavía está en trámite. Ese reglamento ha sido muy controversial, todavía no sale, pero nos va a permitir instaurar zonas libres. Esa es la regulación existente y hay muchos proyectos de ley, unos que los prohíben y otros que los promueven, para consumonacional, porque las compañías no están conformes con producir para multiplicación de semillas, sino que quieren también que los chilenos comamos lo que estamos produciendo y si eso se logra, ahí de seguro vamos a tener maíz transgénico. Pero ese proyecto está parado, no ha avanzado, tiene muchas indicaciones.

Sobre etiquetado había varios proyectos de ley, unos avanzaron más que otros, el del senador Letelier, por ejemplo, y ese fue aprobado mayoritariamente por la cámara de diputados y está un poco parado, debería pasar al senado, pero cuando son mociones parlamentarias  y no tienen urgencia del gobierno, no es fácil llevar adelante esos proyectos.

¿Quiénes son los parlamentarios que más están aportando a su juicio en este tema?

El senador Navarro, Horvath, Ximena Rincón, Eduardo Frei, Quintana, Lagos-Weber, Letelier. El tema del etiquetado existe en el extranjero, en países como Japón, Brasil, Nueva Zelandia. Existe un mapa de etiquetado a nivel mundial y hay muchos países. Algunos etiquetan todo, otros algunos productos, pero existe etiquetado.

¿Estados Unidos tiene un modelo más retrógrado?

Es que de ahí salieron los transgénicos.  Los ciudadanos quieren etiquetado. Pero en Monsanto, que es la compañía de transgénicos, sale el gerente y entra como ministro de Agricultura y el ministro de Agricultura a gerente de Monsanto. La puerta giratoria es tremenda. Bush estuvo con ellos.

¿A su juicio, los transgénicos no solucionan el problema del hambre en el mundo?

Para nada. Los transgénicos no están creados para producir más. Están creados para resistir herbicidas y plagas, por lo tanto son tóxicos. Nunca fueron estructurados para rendir más, jamás han rendido más, si no han sido hechos para eso.

¿Podría llegar a existir transgénicos que no fueran dañinos para la salud?

Por estructura, eso no podría ser así. Tienen genes adicionados de virus y bacterias, sistemas metabólicos distintos que pueden producir efectos tóxicos en la salud humana que desconocemos, por rutas metabólicas que no conocemos. Pero para qué los necesitamos si nosotros tenemos miles de variedades de semillas que podemos comer en el mundo.

¿Cuál es la realidad chilena respecto de las semillas?

Existen y muchas. Tengo un catálogo de semillas tradicionales de Chile y lo publiqué en la web, de las cuales hay muchas variedades. Es el catálogo digital de semillas tradicionales de Chile. Con 240 páginas, contiene fotos, descripción e información en orden alfabético de 702 variedades de granos. Lo más importante, es que entrega el contacto de diferentes guardadores de semillas milenarias a lo largo del país, quienes están dispuestos vender o intercambiar sus tesoros agrícolas, con el fin de que Chile no pierda parte importante de su cultura de cultivo.

¿En Chile se ha hecho algún tipo de investigación o estudio?

Existe del SAG, del programa Contacto y Conadecus, que fue a ver los colados de los bebés.  Esas investigaciones demuestran que las verduras que estamos comiendo tienen algún tipo de residuos. Entonces, si no son los transgénicos, son los pesticidas. No hay seguridad en el consumo. Por eso hay que evitar comer comida chatarra. Entre que estamos contaminados por el aire, nuestra agua contiene mucho flúor, cloro y no sé qué otras cosas más y estamos comiendo alimentos que fueron genéticamente modificados y fueron producidos con químicos, además tienen preservantes, saborizantes, colorantes. Tenemos que estar muy bien informados, tenemos que aprender a leer las etiquetas. Tenemos que aprender y saber qué es el sorbato de potasio, el aspartame, la tartrazina. Mi consejo entonces es, si no lo entiende, mejor no lo compre. Hay que advertir sobre cosas fuertes, como los colorantes o el aspartame, que están en las etiquetas porque están prohibidos en otros países. Chile no los prohíbe, pero los etiqueta, por eso están ahí. Además, yo trato de comer orgánico. Existen algunos mercados en La Reina, Plaza Perú y Vitacura. También personas que distribuyen a la casa. Hay que buscar, pero hay.